REVISTA SINCERICIDIO – Revista de Cine

Revista de cine, cultura y sociedad coexistiendo de igual a igual. – Noticias de cine, entrevistas del mundo del cine y VOD, festivales de Cine.

INSIDE OUT #3. Entrevista a Paul T. Taylor: “Pinhead ha sido siempre mi ícono favorito del horror, así que interpretarlo fue lo mejor que me pasó en la vida.”

11 minutos de lectura

Introducción a cargo de Esteban Dilo.

En 1987, cuando la fiebre de los slasher se estaba diluyendo, desde un plano físico diferente nació Hellraiser. Esta obra de terror y gore está basada en la novela titulada The Hellbound Heart, escrita por Clive Barker, quien además fue el guionista y director de la película.

Este escritor británico creó una obra que al día de hoy está entre las de culto. El mismísimo Stephen King lo bautizó con las siguientes palabras: “He visto el futuro del horror y su nombre es Clive Barker.

Su estilo, repleto de sadomasoquismo, cuero, muerte y sangre no queda solo en eso, sino en una obra con varias capas que tocan temas políticos, culturales y, por sobre todo, sociales.

Dentro de las particularidades de Hellraiser, existen objetos y personajes que son los pilares fundamentales de la obra. Lo primero que se ve es lo erótico, lo prohibido y por sobre estos dos, el placer. La parte mística o fantástica llega en forma de un cubo llamado “La Caja de Lemarchand”, o también conocida como la “Configuración del Lamento”. Mediante este objeto se abre la puerta para que entre al plano terrenal el otro componente que completa la trinidad de Barker: los Cenobitas.

Gracias a este tipo de caja de pandora de dolor y placer, podemos conocer a los primeros Cenobitas, y entre ellos, al que se convertiría en un ícono dentro del terror mundial: Pinhead, famoso por sus laceraciones en el rostro, los clavos y sus increíbles ganchos. Una de las particularidades es que no se lo llamó de esta manera hasta la décima película Hellraiser: Judgment, la última parte de la saga hasta el momento.

No hay dudas que Clive Barker y Hellraiser van a quedar clavados en la memoria de los fanáticos del terror, y de los que no lo son también.

Aprovechemos la libertad y el goce de ver buen cine, por lo menos hasta que aparezcan los cenobitas, aunque ellos nos darían el placer prohibido.

ENTREVISTA.

Por Guillermo Martínez.

GM: ¿Dónde creciste? ¿Nos podrías contar algo acerca de tu infancia?

PT: Crecí en Hutchinson, Kansas, en el medio de Estados Unidos. Mi educación fue la de una típica familia americana conservadora, la familia perfecta americana, aunque eso en realidad no existe, la perfección es solo un sueño. Pero sí, era una ciudad muy pequeña en la que me crie.
Mi padre hacía mucho teatro comunitario, ahí es donde descubrí la actuación y donde supe qué es lo que quería hacer el resto de mi vida, cuando descubrí que había un pequeño teatro para chicos. Fue en un verano, y eso salvó mi vida. Es algo muy hermoso descifrarlo a una edad tan temprana y decirte a vos mismo “Esto es lo que quiero hacer con mi vida.”

GM: ¿Desde niño deseabas dedicarte profesionalmente a la actuación?

PT: Descubrí a una edad muy temprana que quería dedicarme a la actuación de manera profesional.
Fui, por un lado, alentado, y por otro desalentado. Mi papá me desalentó cuando yo era un adolescente diciéndome que no era lo suficientemente atractivo como para ser una estrella de cine, yo le creí, y eso alteró un poco mi camino, pero no me detuvo para hacer teatro. Eventualmente comencé a hacer películas, y es a lo que me he dedicado desde ese entonces.

GM: Tenés una gran trayectoria en el teatro. ¿Cuándo pisaste por primera vez un escenario? ¿Tenés algún personaje favorito que te haya fascinado interpretar?

PT: Creo que mi primer trabajo en el escenario fue en un melodrama llamado “Dirty Work at the Crossroads”, mi personaje se llamaba “Pequeño Adam” y era el hijo del héroe y de la heroína de la obra. Mi padre estuvo en la obra también, su personaje era un pelirrojo gracioso que con sus apariciones cómicas relajaba el clima. Él era dentista, así que se había hecho a sí mismo dientes falsos que resaltaban mucho, y eran muy graciosos. En el siguiente verano hizo un par para mí, porque yo estaba asistiendo a esta escuela de teatro para niños “Red Barn Players”. Yo usé esos dientes falsos para mí personaje en la producción “Johnny Appleseed”, que era un musical.
El personaje favorito que interpreté en el escenario fue el de Oficial Lockstock, en la obra “You are Inetown”. Es una comedia muy oscura con canciones fabulosas, y yo interpretaba al narrador de la historia, que es un policía un poco molesto, divertido y retorcido, lo que lo hacía un personaje muy divertido de interpretar.
Mi segundo papel favorito fue el Dr. Frank-N-Furter, en dos producciones diferentes de “The Rocky Horror Show”. Ese fue un sueño cumplido y muy divertido. ¡Amé hacer ese papel!

GM: A nivel emocional e interpretativo: ¿Qué diferencias encontrás entre el teatro y el cine?

PT: La diferencia entre el cine y el teatro, en lo que a actuar concierne y a las emociones en juego, es lo mismo, actuar es actuar. Pero cuando hablamos de la interpretación, estos tienen dos maneras diferentes de actuación. Es más fácil fingir en teatro, porque estás en un espacio más grande, y ayuda mucho porque estás emocionalmente conectado con el personaje y como actor ese es tu trabajo.
La concentración de tus energías y la concentración de tus emociones es diferente en las dos. La filmación se trata más que nada sobre la cámara tratando de tomar tus pensamientos, tus emociones y tus ojos, y no se pierde de nada. Es como tener un microscopio en tu cerebro, por lo tanto es muy difícil fingir en el cine y liberarte con ello, a no ser que uses lentes de contacto que cubran completamente tus ojos, que realmente no es algo que suceda, probablemente.

GM: ¿Tenés algún director de teatro con el que gustaría trabajar o alguna obra en particular de la cual quisieras formar parte?

PT: Me encantaría interpretar a Vanya en la obra “Vanya and Sonia and Masha and Spike”, escrita por Christopher Durang. Es una comedia increíble y me encantaría interpretar a ese personaje.

GM: ¿Nos podrías contar acerca de tu primera participación en una película? ¿Cómo fue ese momento?

PT: Mi primera película fue “Sin City”, dirigida por Robert Rodríguez. Yo estaba fascinado por el proceso que observé al entrar al estudio donde filmamos.
Todo el mundo estaba haciendo su trabajo por ahí, y en el medio de este amontonamiento de trabajadores vi a Robert Rodríguez en su silla de director, sentado y tocando la guitarra. Es la persona más genial que he visto en mi vida, un ser humano muy especial.
La experiencia en sí fue maravillosa y se pasó muy rápido. Fue como una experiencia extracorporal, porque cuando la cámara está grabando  y estás en la escena, está toda esa gente trabajando, concentrada en lo que vos estás haciendo. Es una experiencia realmente fascinante.

GM: Te ganaste el corazón de muchos fanáticos al interpretar a Pinhead en Hellraiser: Judgment, en el 2018. ¿Cómo llegaste a conseguir ese papel? ¿Te gusta el cine de terror?

PT: Sé que hice a mucha gente feliz con mi interpretación. Hay una parte de los fanáticos que nunca van a estar felices con ninguna interpretación que no sea la de Doug Bradley.
Fue una especie de experiencia bizarra. Yo estaba viviendo en Dallas, y me llamaron para audicionar, para el rol de “auditor” en una película llamada “Judgment”, pero en realidad estaban manteniendo en secreto que era Hellraiser lo que estaban por filmar, y yo lo deduje al leer la primera línea del auditor (mi personaje). Esta película era Hellraiser. Luego, en un paseo junto al equipo, fue como: “Mira, tenemos todo esto para mostrarte” y yo por dentro sabiendo que era Hellraiser lo que se iba a filmar.
Yo estaba seguro de que iba a ser capaz de lograr ese papel, pero después de la audición vinieron y me dijeron que me querían ver audicionar para el papel de Pinhead, en vez del de auditor. En mi cabeza automáticamente pensé “¡No hay manera de que me den este papel!”, pero luego cambié mis ideas y me concentré en darles la mejor audición que haya realizado en mi vida, y conseguí el papel.
En cuanto a la última parte de la pregunta, sí, amo las películas de terror. Soy un niño en Halloween, el terror me hace increíblemente feliz, me da una sensación cálida y reconfortante, lo cual es bizarro, lo sé, pero así es como me hace sentir. Incluso a las películas de terror que son malas las encuentro un poco entretenidas. Así que, sí, soy un gran fan del terror.

GM: ¿Cómo te sentiste al saber que estarías encarnando a un personaje de culto?

PT: ¡Es gracioso! Ni bien estaba autorizado a anunciar que había sido elegido para interpretar a Pinhead, un amigo me mandó un mensaje de texto que decía: ¡Felicitaciones! Eso fue un poco discordante y extraño, pero a la vez me emocionó. Creo que es una gran responsabilidad interpretar a un personaje que es tan amado por tantos fans del horror, y Pinhead ha sido siempre mi ícono favorito del horror, así que interpretarlo fue lo mejor que me pasó en la vida.

GM: ¿Cómo fue el trabajo de maquillaje y personificación?

PT: Sentarse en la silla de maquillaje y ser transformado en un clásico monstruo de película de terror fue una experiencia surrealista, un sueño hecho realidad. Interpretar a monstruos de películas es todo lo que siempre había querido.
Fui transformado en Pinhead por artistas del maquillaje de Hollywood, grandes profesionales. Eso fue increíble, pero mientras estaba en la silla no podía tener puestos mis lentes de contacto, así que realmente no pude verme a mí mismo en el espejo. Solamente cuando terminaban de hacerlo y quedaba solo en mi camarín, podía acercarme al espejo y ver cómo se veía, cómo realmente funcionaban mis gestos y qué transmitía cada pequeño movimiento. Mientras lo hacía, también me reafirmaba que yo iba a interpretar a Pinhead, y eso era maravilloso.
En cuanto a la personificación, cuando ya tenía el vestuario y terminaban el maquillaje, íbamos desde el trailer de maquillaje al depósito donde estábamos filmando. Al atravesar esas puertas, todos los presentes estaban sorprendidos con la caracterización, algunos no podían creerlo, me hacían sentir como un dios, y esa energía hacía que, al ingresar al set, ya fueras Pinhead.

GM: ¿Viste todas las películas de la saga? ¿Qué relación tenés con los fanáticos de Pinhed?

PT: Sí, he visto todas las películas de la saga Hellraiser. Muchas las había visto antes de tener que interpretar a Pinhead pero, cuando me dieron el papel, vi todas nuevamente para entender todo lo que ya se había hecho. Personalmente soy muy fan de las primeras cuatro.
En cuanto a los fans de Pinhead, tengo una gran relación con muchos de ellos. Es divertido ir a convenciones y conocer a gente que sabe que fui Pinhead solo en una de las películas, y aún así quieren acercarse a saludarme.

Y también, como mencioné previamente en esta entrevista, hay muchos fans que se rehúsan a ver la película y darme una oportunidad, porque solo les atrae la versión de Doug Bradley, y eso también está bien, no es algo que realmente me preocupe. Lo que a mí me importa es la relación que tengo con mis fans, y mi deseo a futuro es continuar con más convenciones, presentaciones, conociendo gente, realmente hablando con las personas del amor por el cine y mis proyectos a futuro.
Lo que he descubierto es que la gente que va a las convenciones son de las mejores personas que he conocido, sobre todo en el ambiente de los fans del horror, el Sci-Fi y la fantasía. Eso puede sorprender a quienes lo ven desde afuera, quizás a veces pueden ser un poco tímidos o extraños como yo solía ser, o mejor dicho, como aún soy.

GM: ¿Alguna anécdota graciosa que puedas contarnos acerca de la filmación de Hellraiser: Judgment?

PT: En todas las Hellraiser en que Doug Bradley interpreta a Pinhead, hay al menos una línea en la que sale humo de su boca cuando la dice. Gary quería que yo tuviese una línea donde eso sucediera, quería que eso esté en mi gran entrada cuando digo “Evil seeks evil”, así que tuve que empezar a fumar cigarrillos para practicar y poder hacer esa escena de manera natural y que se vea bien.
La escena llevó muchísimos intentos para lograr captar la esencia y el humo saliendo de mí boca, como Gary quería que se viera, y terminé teniendo una sobredosis de nicotina. Tuvimos que parar la producción y tuve que salir a reponerme, no había tenido nunca antes una sobredosis de nicotina, pero fumé tantos cigarrillos para lograr la escena, que Gary logró ver a través de todo el maquillaje y por la manera en que estaba actuando, que yo estaba mal, y realmente lo estaba. Encima esta era una gran película para mí y creí que después de esto no me volverían a llamar, lo cual era ridículo de pensar, pero mi mente en ese estado estaba muy loca, y mi corazón latía tan fuerte que sentía que no podía respirar y sentía que el cuello del vestuario era muy apretado. En fin, esa fue una experiencia muy loca, quizás no muy graciosa en el momento, pero me parece graciosa viéndola hoy.

GM: ¿Tenés algún otro proyecto teatral o cinematográfico en mente?                  

PT: Actualmente estoy en el proceso de trabajar colaborando en la producción de una película de terror de payasos que se llama “Coulrophobia”. Interpreto al payaso principal, Curly. Le conseguí a Gary el trabajo de director en esta película, así que estoy muy emocionado, porque fue increíble trabajar con él en Hellraiser: Judgment. Ahora estará realizando los diseños de maquillaje y efectos, también será coescritor y obviamente dirigirá la película. Eso me emociona, seré capaz de crear mi propio villano de terror. Amo a los payasos, especialmente los que asustan. En sí amo a los payasos dulces y los que asustan. Los payasos son geniales y raros. Estoy muy emocionado por interpretar a Curly.

GM: Última pregunta. ¿Desearías en algún futuro interpretar a algún otro villano del cine de terror?

PT: Absolutamente. Quiero actuar en muchas películas de terror. Me parece mucho más divertido interpretar a un villano. Pensaba en esto justo el otro día, lo que realmente quiero hacer, porque siempre amé la historia de Hansel y Gretel. También me encanta esa idea de que le reina malvada se convierte en Blancanieves. En general amo a las brujas y realmente me gustaría interpretar a “la bruja” en Hansel y Gretel. Sé que la historia ya se ha contado muchas veces, pero creo que son clásicos personajes de Halloween siempre vigentes. También me encantaría interpretar a una momia, a Frankenstein o al hombre invisible. Realmente me gustan los clásicos.

Puede que te hayas perdido

La mujer del saco 3 minutos de lectura
El Pasajero 3 minutos de lectura
Lucha Libre 3 minutos de lectura