Revista de Cine: Revista Sincericidio

Revista de cine, y entretenimiento. – Noticias de cine, entrevistas del mundo del cine y VOD, festivales de Cine, estrenos.

INSIDE OUT #6. Entrevista a John Dugan: “Tobe Hooper nos llevó al punto de estar tan cansados y enojados entre nosotros que creó la atmósfera de tensión que aparece en la pantalla.”

7 minutos de lectura

Por Guillermo Martínez.

El cine nos ha brindado una innumerable cantidad de villanos, pero no todos con el correr del tiempo se han transformado en verdaderos íconos de la cultura popular, y mucho menos producir un impacto a lo largo de las generaciones.

Tuve el privilegio de entrevistar al actor John Dugan, quien encarnó al enfermizo Abuelo Sawyer en “The Texas Chainsaw Massacre”, película dirigida por Tobe Hooper, la cual sentó un precedente como una de las propuestas más aterradoras, asfixiantes y realistas de la década del ’70 dentro del género de terror.

John Dugan protagonizó la icónica escena de la “cena”, la cual representa una verdadera tortura psicológica para el personaje interpretado por la recordada Marilyn Burns, transformándose en un momento realmente opresivo y extremo para el espectador, quedando grabado en la memoria de todo aquel que pudo presenciarlo.

¿Recuerdan esa escena? Marilyn Burns despierta atada a una mesa en un comedor. Alrededor de la mesa se encuentran el autoestopista, Leatherface y Drayton Sawyer, cocinero de la familia. Todos forman parte de esa pesadilla demencial en la que intentan ayudar al abuelo Sawyer a rematar a Sally, cual vaca en el matadero.

Hablé de eso y mucho más con John Dugan, quien pudo relatarme cómo fue componer esa escena, cuáles fueron las dificultades o los contratiempos, cómo se llevó a cabo el trabajo de maquillaje, cómo fue su trabajo junto a Tobe Hooper y el resto del reparto, y cómo cambió su vida el haber formado parte de una película que cambió la historia del cine de terror para siempre.

GM: Siempre comienzo con esta pregunta, para conocer un poco más en profundidad a nuestro protagonista. ¿Nos podés contar algo acerca de tu infancia?

JD: Crecí en la zona rural del medio oeste de los Estados Unidos, en las afueras de una ciudad muy pequeña. Pasé mucho tiempo al aire libre y fui a la escuela local, era un buen estudiante.
Fui el cuarto de cinco niños nacidos en un lapso de 11 años, y fui el último en salir de casa, momento en el que me mudé a Chicago.

GM: ¿Recordás el momento en el que te interesaste por primera vez en el cine? ¿Te imaginabas siendo actor?

JD: Había una pequeña sala de cine en mi ciudad y todos los niños iban a la matiné los sábados. La entrada costaba veinticinco centavos, diez centavos de palomitas de maíz, y siempre eran películas de vaqueros o de monstruos, o comedias exageradas, y siempre atraían a los niños. En ese momento, me imaginé a mí mismo siendo uno de los niños actores de las películas, pero nunca pensé que estaría en una siendo adulto. Siempre quise estar en un western.

GM: Tenés una basta trayectoria dentro del cine de terror. ¿En qué momento te comenzaste a acercar hacia este género cinematográfico? ¿Hay alguna película que te haya marcado o influenciado?

JD: Realmente nunca me acerqué al género de terror. El escritor de TCM se acercó a mí para el papel. La primera película de terror que vi fue “The Tingler”, cuando tenía seis años. Siempre he comparado todas las demás películas de terror con esa, y vi todas las películas de terror que hizo Vincent Price, así que diría que él tuvo una gran influencia en mí.

GM: ¿A qué te dedicabas antes de dar tus primeros pasos en el cine?

JD: Actuaba en teatro en Chicago antes de mi primera película.

GM: Antes de The Texas Chainsaw Massacre: ¿Te formaste como actor de alguna manera?

JD: Asistí tres años a la Goodman School of Drama en el Art Institute of Chicago.

GM: Siendo solo un jovencito, fuiste parte de una de las gemas más preciadas del cine de terror interpretando al “abuelo”, uno de los personajes más recordados. ¿Cómo te llegó la oportunidad de formar parte del elenco de The Texas Chainsaw Massacre?

JD: Mi cuñado en ese momento, escribió el guion y produjo la película. Estaba haciendo una obra de teatro para niños en Chicago y me llamó para preguntarme si quería interpretar al abuelo. Sentí que había una pequeña posibilidad, si es que había alguna, de que esta película se hiciera y se exhibiera en la pantalla.

GM: La película se rodó con muy poco presupuesto, y a veces eso trae consigo algunas consecuencias que pueden ser extenuantes. ¿Cómo transitaste como actor esa experiencia?

JD: A mis 20 años y probablemente en la mejor forma de mi vida, lo superé. Pero con el calor, el maquillaje, el disfraz y los días tan largos, ahora no podría soportarlo a mi edad.

GM: Llega el momento en que tienen que maquillarte. ¿Nos podés contar algo acerca de ese proceso? ¿Cómo lo vivenciaste?

JD: El hombre que diseñó y creó mi maquillaje fue en realidad un cirujano plástico, entre muchas otras cosas: un artista, un fotógrafo, un escultor. Tomó un molde de mi rostro e hizo una máscara con él, y la usó esencialmente para envejecerme. Tomó siete horas aplicarla la primera vez y fue muy incómodo.

GM: El calor y los huesos reales pueden no ser una buena combinación. ¿Qué sentiste la primera vez que entraste en contacto con el set?

JD: Estaba impresionado. Robert Burns, quien fue nuestro diseñador de producción, fue un genio, y muy influyente en la película. Después de varios días de rodaje en la casa, el olor se volvió casi insoportable. No teníamos aire acondicionado y las ventanas estaban cerradas y oscurecidas.

GM: ¿Recordás las primeras indicaciones que recibiste por parte de Tobe Hooper? ¿Qué sensaciones deseaba lograr él como director con tu personaje?

JD: Tobe nunca me dio ninguna directiva. El escritor, Kim Henkle, me ayudó con el desarrollo de mi personaje. Quería que el abuelo pareciera muerto hasta que probara la sangre.

GM: Gritos, muchos huesos, una familia reunida y un martillo. ¿Qué nos podés contar sobre la famosa escena de la cena? ¿Fue agotador realizarla?

JD: Fue agotador. En retrospectiva, ahora que veo la película, y la he visto muchas veces, entiendo lo que estaba haciendo Tobe. Trabajamos en esa escena durante más de veinte horas seguidas, y él nos llevó al punto de estar tan cansados ​​y enojados entre nosotros que creó la atmósfera de tensión que aparece en la pantalla.

GM: ¿Tenés alguna anécdota graciosa (o no) que recuerdes especialmente y puedas compartirnos?

JD: El infame incidente del brownie de marihuana: el proveedor trajo una gran bandeja de brownies para el final del rodaje, y fueron descubiertos temprano. Todos los comieron sin darse cuenta de que tenían marihuana. Gunnar era un hombre corpulento y se comió cuatro brownies. ¡No tenía idea de lo que le estaba pasando! Fue muy divertido.

GM: ¿Qué sentimientos te invadieron durante el estreno de la película? ¿Cómo fue verte en pantalla?

JD: Fue muy emocionante ver la película. Inmediatamente comencé a hacer planes para mudarme a Los Ángeles para seguir mi carrera como actor.

GM: ¿Qué significa para vos, hoy en día, haber interpretado al abuelo en una película que, con los años, se transformó en una obra de culto?

JD: Bueno, por un lado, se ha convertido en un ingreso bastante complementario para mi jubilación. Hago firmas de autógrafos en todo el mundo y todavía hago películas. La gente siempre se me acerca, por lo que tuvo una gran influencia en mi vida y carrera. Escucho todo el tiempo cómo mi presencia en la película afectó a tantos fanáticos, generalmente por ser una de las partes más aterradoras de la película.

GM: ¿Hay alguna escena eliminada que te hubiera gustado que forme parte del corte final?

JD: Cuando el abuelo comienza a deslizarse de su silla en la escalera y Leatherface y el autoestopista intentan meterlo de nuevo en la silla. Me hubiera encantado mantener eso en la película, pero alguien se rio y arruinó la toma, por lo que no se usó.

GM: En 1994 y en el 2013 volviste a participar en 2 de las secuelas que tuvo la película, y no puede ser casualidad, hay algo que te conecta con la franquicia. ¿Cómo viviste esa oportunidad?

JD: Se remonta a Kim Henkle, el escritor / productor nuevamente. Me pidieron las tres veces que participara en las películas. Estaba emocionado de volver a interpretar al abuelo en 3D.

GM: Años más tarde fuiste dirigido por Tom Holland (director de Child’s Play) en una película que contó con el guión de Victor Miller (guionista de Friday the 13th) llamada “Rock, Paper, Scissors.” ¿Cómo fue trabajar junto a estos referentes del cine de género?

JD: ¡Fue fantástico! No conocía a Tom, pero conocía a Víctor desde hacía años, a pesar de que no habíamos trabajado juntos antes. Tom fue estricto, pero sus directivas hacia mí y mi personaje fueron acertadas, y me dio mucha libertad. Fue una experiencia maravillosa.

GM: ¿Qué relación tenés con los fanáticos? ¿Cómo vivís el aprecio que sienten hacia tu trabajo?

JD: Amo a todos mis fanáticos y ahora, con internet, estoy en contacto con muchos de ellos todos los días. Los aprecio mucho y paso muchos fines de semana viajando, encontrándome con ellos personalmente en convenciones de cultura pop y terror.

GM: ¿Estás trabajando en algún otro proyecto del que nos puedas contar algo?

JD: Nos estamos preparando para hacer una película llamada “The Bluesman”, que es una película de terror con mucha música blues original y en vivo.

GM: Última pregunta. Si pudieras volver al pasado: ¿Cambiarías algo de la experiencia vivida durante el rodaje de The Texas Chainsaw Massacre?

JD: ¡Exigiría un camarín con aire acondicionado! ¡Jajaja!

Más historias

Puede que te hayas perdido

Solo una noche de juegos 3 minutos de lectura
Conversaciones con mamá 2 minutos de lectura
Un lugar en silencio: Día Uno 2 minutos de lectura
El baño del diablo 6 minutos de lectura