REVISTA SINCERICIDIO – Revista de Cine

Revista de cine, cultura y sociedad coexistiendo de igual a igual. – Noticias de cine, entrevistas del mundo del cine y VOD, festivales de Cine.

Wrath of man.

3 minutos de lectura

Por Jorge Marchisio.

Si hay un director al que le calza perfecto el término de irregular, es a Guy Ritchie. Cuesta creer que la persona que dirigió el live action de Aladdin, sea el mismo que nos dio uno de los films de culto sobre los gangsters londinenses hace ya más de dos décadas. Y luego de The Gentlemen, muchos creímos ver un poco de luz en su carrera. Y el término “creímos”, también calza perfecto para lo que vamos a comentar a continuación.

Wrath of man sigue la historia de H, un solitario y misterioso hombre que ingresa en una compañía de camiones de caudales, como nuevo conductor. Pese a su comportamiento, se muestra implacable cuando un grupo de delincuentes intenta asaltar el transporte cargado de dinero. De a poco H se irá abriendo y contando su historia.

Fuimos varios los que nos alegramos cuando supimos que Netflix daba luz verde a este proyecto. Y es que como dijimos, Guy Ritchie venía de hacer Los Caballeros, película donde retornaba al subgénero que mejor le sienta. Y para colmo, volvía a trabajar con Jason Statham, con quien había hecho esas películas tan queridas y emblemáticas ¿Entonces, qué pasó que tuvimos esto como resultado final?

Si fuéramos mal pensados, diríamos que cuando se reunieron Ritchie y Statham a planificar el proyecto, este último le exigió al realizador inglés que arme una historia en base a sus nulas ganas de salir de su zona de confort. Es decir, lo veremos de nuevo como el tipo duro, solitario, que conquista chicas de la mitad de su edad, con la innecesaria toma mostrando su torso desnudo, y escenas de acción donde todos sean inútiles menos él ¿Y adivinen qué pasa en Wrath of man?

Eso sí, las escenas de acción son bien intensas, con cada bala sintiéndose real, y mostrando el poder destructivo que tienen las armas de fuego. En este sentido, y ante una historia bastante simplona, Ritchie se empeñó en que al menos no nos aburramos con los tiroteos.

Pero quizás la sorpresa de la jornada venga por el lado de otro actor. Así como Statham siguió en su rol de hace una década, quien da la nota para bien es Scott Eastwood. Todos sabemos las carencias actorales que tiene el aún llamado “hijo de Clint Eastwood”; y por eso es una rareza verlo haciendo de un villano que, desde el primer minuto en pantalla, nos cae mal, pero por su actitud y no por su inexpresividad.

La película también intenta sorprendernos al estar contada de forma no lineal. Pero si bien aporta cierto giro argumental, se nota más que está puesta para intentar darle un aire de misterio, que en realidad el guion carece.

Wrath of man termina siendo otro film mitad de acción, mitad de venganza, que no solo no se define por ninguno de los dos géneros, sino que además nos presenta a un Jason Statham ya pasado en vagancia, que ya ni se esfuerza por cambiar un mínimo su registro. Una pena que, en el camino, se llevara puesto a Guy Ritchie.

Puede que te hayas perdido

La mujer del saco 3 minutos de lectura
El Pasajero 3 minutos de lectura
Lucha Libre 3 minutos de lectura