Revista de Cine: Revista Sincericidio

Revista de cine, y entretenimiento. – Noticias de cine, entrevistas del mundo del cine y VOD, festivales de Cine, estrenos.

Hellraiser (2022)

4 minutos de lectura

Por Daniel López Pacha.

Bienvenidxs a una nueva nota de Revista Sincericidio.

Los nuevos Cenobitas

Hellraiser, película de terror sobrenatural estadounidense, dirigida por David Bruckner, con un guión de Ben Collins y Luke Piotrowski, a partir de una historia que coescribieron con David S. Goyer. Es una segunda adaptación de la novela de 1986 The Hellbound Heart de Clive Barker, que sirvió de base para su película Hellraiser de 1987, es un reinicio de la franquicia titular y la undécima entrega en general. Una coproducción entre Spyglass Media Group y Phantom Four Films. Producida por David Goyer, Clive Barker, Keith Levine, Marc Toberoff. Editada por David Marks, música de Ben Lovett, fotografía de Eli Born. Filmada en Belgrado, Serbia desde el 3 de Agosto de 2021 al 1 de Octubre de 2021. Se puede ver por Hulu.

Protagonizada por Odessa A’zion (Riley), Jamie Clayton (The Priest), Adam Faison (Colin), Drew Starkey (Trevor), Brandon Flynn (Matt), Aoife Hinds (Nora), Jason Liles (Chatterer), Yinka Olorunnife (The Weeper), Zachary Hing (Asphyx), Selina Lo (Gasp), Kit Clarke (Joey), Vukasin Jovanovic (The Masque), Goran Visnjic (Roland Voight), Hiam Abbass (Serena Menaker), Ivona Kustudic (Nurse).

Sinopsis: Riley, es una adicta en recuperación que vive con su hermano Matt, el novio de este, Colin y su compañera de cuarto Nora. El novio de Riley, Trevor, le comenta que puede conseguir algo valioso, pero lo tienen que robar. Indecisa Riley se convence de entrar al almacén abandonado para robarlo, es ahí donde descubren la caja del rompecabezas de Lemarchand, a lo que ella descubre como abrirlo y llama a los Cenobitas, teólogos de la orden de la incisión.

En este Halloween, llega una nueva película de “Hellraiser”, en donde se evoca la adaptación original de Barker, hay una buena visión que recuerda su material de origen: con amor, inteligencia y una redundancia inevitablemente aplastante. Especialmente si no han visto “Hellraiser” por un tiempo.

Pasaron 35 años y nueve secuelas después del original, y esta se siente obediente y seria a la versión de Barker que refleja su sensibilidad y preocupaciones únicas. Para los fanáticos establecidos, verán algo totalmente distinto, ya no está presente Doug Bradley como el Pinhead que estuvo en las ocho primeras películas. En esta oportunidad el personaje lo hace una mujer, que según es muy parecida a lo que su  creador pensó para su libro The Hellbound Heart. Esta es la única película que no aparece el nombre de Pinhead, sino el de The Priest, como figura en el libro.

En una reciente entrevista para Screen Rant, el director del reboot de Hellraiser, David Bruckner, habló largo y tendido sobre el proceso de creación de los cenobitas en la nueva película, donde resaltó la amplia libertad creativa que tuvo a la hora de realizar sus diseños: “Hay tantas cosas que puedes hacer en el mundo de Hellraiser. Los cenobitas como concepto son monstruos de películas increíbles. Realmente disfrutamos enfocándonos en sus cualidades humanas y pensando en el cuerpo humano aumentado y hasta dónde se puede llevar eso en diferentes direcciones. Intentamos darle a cada uno de ellos una personalidad que fuera una combinación de las historias reveladas en sus diseños, pero también de lo que les aportaba cada uno de los actores. Una de las mejores cosas de hacer trabajo práctico es que estás ahí en el terreno. Es que todos están teniendo unas experiencias juntas, y las limitaciones a las que te enfrentas se convierten en cosas de las que sacas y usas. Al igual que la forma en que Jamie luchaba contra la voz en la garganta, el movimiento de algunos de los otros cenobitas era engañoso. Encontramos formas de usar eso de maneras extrañas, y es solo un testimonio de las virtudes y el dolor de trabajar de manera práctica”, declaró David Bruckner.

Hay una falta de personalidad en los personajes, que no sería tan mala si no hubiera tanto aire muerto en todo momento, esto principalmente da a los espectadores mucho tiempo para ir preguntándose quiénes son estos nuevos cenobitas, y por qué sus personalidades opacan la película.

Los nuevos diseños de los cenobitas los hacen lucir desconcertantes, y aquí se los presenta cuidadosamente como personajes dimensionales que disponen su crueldad ecuánime dando vueltas de forma perezosa alrededor de Riley y sus amigos. Lo bueno, es que el director, quien ya ha ratificado su reputación de dar sustos impactantes por efectos en sus dos películas anteriores, “The Ritual” y “The Night House”, lo cual se confirma aquí con algunos momentos perturbadores.

En síntesis, tienen un buen maquillaje los cenobitas, a nivel técnico, y esto lo hacen muy distinta de la original,  también nos dan un poco de nostalgia gore. Esta es una película más de estudio, más técnica, y como es un reboot, menos arriesgada e impactante. La cinta no decepciona tanto, juega con el mismo morbo que la predecesora, y sobre todo, pone todo el ejército de efectos digitales a trabajar en esta nueva historia, que luce con todo lo moderno de la era digital. Se siente más un producto de video-clip si quieren,  pero también es un film en que los fans apreciarán en un cine moderno en el que el terror, se va acomodando a cada día.

Más historias

Puede que te hayas perdido

Un lugar en silencio: Día Uno 2 minutos de lectura
El baño del diablo 6 minutos de lectura
Twisters 4 minutos de lectura
In a Violent Nature 2 minutos de lectura