Revista de Cine: Revista Sincericidio

Revista de cine, y entretenimiento. – Noticias de cine, entrevistas del mundo del cine y VOD, festivales de Cine, estrenos.

Abracadabra 2 (Hocus Pocus)

6 minutos de lectura

Por Maria de los Angeles Etcheverriborde.

Bienvenidxs a una nueva nota de Revista Sincericidio.

Hace unas semanas se estrenó Abracadabra 2 (Hocus Pocus), la peli de Disney que si bien no funcionó en las salas de cine como tal, la tele de cable rescató, y entre todos la convertimos en un clásico de Halloween de los 90.

Hace 29 años- en 1993 para ser exactos- se prendió la llama negra que trajo de nuevo a la vida terrenal a las hermanas Sanderson. Estas tres murieron en la horca ajusticiada por los vecinos de Salem en el siglo XVII, luego de que una de ellas se negara a casarse, y decidiera vivir con sus hermanas sin ningún hombre. Pero el argumento definitivo que usaron en la peli, y casi que en la vida real,  fue la muerte de una niña en un hechizo.

En este artículo te invito a pensar juntxs esta nueva peli que promete retrotraernos a lo mejor de nuestra infancia, y transformar esa historia de brujas en un film con perspectiva de género.

En la primera entrega de este clásico de octubre, un pibito atravesado por el mandato de la masculinidad, que profesa valentía y altruismo, decide subestimar el relato de las mujeres con las que comparte reparto- una bella joven que es su interés romántico y su hermana- y prender la llama negra. Cabe destacar que para que el hechizo funcione debe ser prendida una noche de luna llena, por una persona “virgen”.  (Muy cristiano todo)

Este jovencito cumple con las condiciones, las hermanas regresan, y luego de una serie de intentos por realizar el hechizo que haga eterno su paso por la vida terrenal, fracasan. Pero en esta nueva entrega, muchas cosas cambian.

La película comienza explicando cuales fueron los motivos para que las hermanas Sanderson jurarán venganza con el pueblo de Salem. Algo nunca visto hasta el momento, que pretende explicar y humanizar al trío.

Así en los primeros minutos vemos como una de ellas, Winifred,  se rebela al deseo del reverendo del pueblo no dando su consentimiento para casarse. No solo porque la propuesta no es de su agrado, sino porque su deseo es permanecer unida a sus hermanas.

Además se muestra irreverente, contestataria, vivaz, sarcástica, atributos no permitidos para las feminidades, y menos del siglo XVII.  En palabras del propio reverendo: se atreve a desafiar el poder de la iglesia.

Abracadabra 2 – Las hermanas Sanders

A su vez, desde los diálogos de ambas niñas se hace referencia a saberes e intereses sobre el boticario, algo así como las farmacias de antes.

Es muy importante este guiño en el guión, porque precisamente la caza de brujas tenía como objetivo expropiar y exterminar los saberes de las mujeres, que les permitían desafiar el orden capitalista, y establecer alianzas entre ellas. Este detalle, dejado como marca en el guión, da cuenta de un cambio en la forma de pensar a las brujas por el gigante de Disney. Ya no solo quieren ser jóvenes y frescas por siempre, también defienden intereses y saberes.

Pero volviendo al  casorio, y al reverendo, las tres niñas, al advertir que es imposible continuar juntas por la insistencia del reverendo y la mirada moralizante del pueblo,  huyen hacia el bosque. Bosque prohibido, que representa el límite entre lo conocido y organizado por el poder divino. Algo así como la barbarie.

En el bosque, la bruja madre,  al escuchar “la maldad de sus almas” (que en verdad seria la valentía de desafiar el orden preestablecido) se hace presente, y les obsequiara el libro Hocus Pocus.

 En su interior se hallan páginas enteras destinadas a fórmulas hechiceras. Pero, antes de retirarse, les  acuerda una única condición, no realizar un  particular hechizo sin leer las condiciones del mismo. (Spoiler Alert: nunca lo leen).

Al ver las recetas de hechizos, las niñas vinculan estas lecturas con los libros de boticario. (Nuevamente -Guiño, Guiño-  a las lecturas revisionistas y de género sobre las hogueras y persecuciones a mujeres).

De vuelta en Salem, las tres hermanas resisten los embates del pueblo gracias a las bondades del libro.  Sin embargo,  una noche llega ese fatídico final que las consagró a esperar la llama de la vela negra.

En esta nueva entrega, a diferencia de la anterior,  la llama negra va a ser prendida por 2 (de 3) amigas, el día del cumpleaños 16 de una de ellas. La edad indicada para iniciarse como bruja. Y similar a lo que sucedió en la primera entrega, el fuego no se va a dar en un marco de consentimiento, va a darse por medio de un engaño.

El cuidador de la Casa-Museo de las Hermanas Sanderson, las vio morir en 1993. Desde ese día, fanático, juro traerlas de regreso, y aprovechó la recurrencia e interés  de estas amigas por el mundo hechicero, para utilizarlas.

Sin embargo, esta vez, la tarea de las brujis no será tan fácil, y si bien la peli atraviesa de momentos de humor físico con gags, o de diálogos contemporáneos como lo es en el caso de la tecnología aplicada a la limpieza, o al rejuvenecimiento  corporal, las jóvenes deberán implementar conocimientos específicos para resistir.

Abracadabra 2 – Las hermanas Sanders en el siglo 21.

Algo para destacar del momento de gags físicos es que se generan reflexiones muy interesantes en torno a la industria de la belleza,  la tecnología e inteligencia artificial  aplicada a las tareas de cuidado, porque desde el humor y el choque generacional, se pone en evidencia el mandato de la belleza, y la asignación ahistórica sobre las tareas de cuidado.

Así, las brujas ponen en plano, y cuestionan, el lugar desde el cual se nos propuso históricamente por el audiovisual  pensar/representar el universo de las brujas: el de las malas/egoístas mujeres, que solo persiguen el mandato de la belleza.

A su vez, lo herbal, ancestral, mágico y espiritual se harán presentes en pantalla, y serán esos los elementos con los que las jóvenes brujas sortearan los obstáculos que las hermanas irán generando. Será el conocimiento, la confianza y la fuerza conjunta, las  mantendrá con vida.

Algo que me parece muy loable es que en esta entrega las que ganan de forma aparente son las hermanas Sanderson. Logran conseguir con ayuda de su lacayo, todos los elementos para realizar el hechizo, y lo llevan a cabo. Sin embargo, un error propio del carácter de la hermana líder Winifred,  las hará fracasar.

La advertencia que tenía el hechizo era que el poder debía ser compartido. Al no detenerse en ello, Mary y Sarah desaparecen. Pero, ante tan triste suceso, y al expresar que la eternidad sin sus hermanas no tendría sentido, Winifred pide a las brujas jóvenes que por favor, la regresen con sus hermanas. Así, las novatas colaboran con Sanderson. Ese es el final feliz, estar juntas.

Abracadabra 2 – Confunden Magia con Cosméticos.

Este final de Abracadabra 2 es interesante, porque si bien continúa con la tradición de Disney de “dejar moralejas”, el mensaje es completamente distinto al moralizador que solían tener en todos los films de la casa productora.

Emerge así una moraleja en clave de género, que toma aún más fuerza en momentos de avance de propuestas neoliberalistas y neofascistas que amedrentan y juran retrocesos sobre  los derechos conquistados en materia de igualdad.

La fuerza del  hechizo solo funciona cuando el poder es compartido. Sin solidaridad, empatía y amor nadie puede ser salvado. Trazando un diálogo imaginario con la palabra sororidad, la alianza entre mujeres copa todo el plano, y por primera vez, tenemos brujas que se parecen a nosotras, y que les importa más, estar juntas que tener la frente estirada.

Prendamos la llama negra, porque el regreso, siempre es juntas.

Y sino, toda la eternidad.