Revista de Cine: Revista Sincericidio

Revista de cine, y entretenimiento. – Noticias de cine, entrevistas del mundo del cine y VOD, festivales de Cine, estrenos.

Películas complejas | Hoy: Anticristo de Lars Von Trier

4 minutos de lectura

Por César Arturo Humberto Heil.

Bienvenidxs a una nueva nota de Revista Sincericidio.

La naturaleza del mal

Anticristo del polémico director danés Lars Von Trier es sin lugar a duda una de las películas más provocadoras que he visto últimamente. Con una infinidad de lecturas, el filme tiene como trama central la idea que, según el director está inspirada en la obra Infierno de August Strindberg, la naturaleza de todo mal es provocada o radica en la mujer.

Todo comienza con una de las escenas en blanco y negro más bellas y mejor filmada de los últimos tiempos, en donde la pareja que componen Williem Dafoe y Charlotte Gainsbourg, los cuales por una razón curiosa pero no arbitraria carecen de nombres, hacen el amor muy apasionadamente bajo el erizante tema de George Handel Déjame llorar, sin percatarse… (¿O sí?)  de que su hijo Nick se ha despertado y va derecho a la ventana por donde caerá al vacío hacia una muerte segura. Terrible comienzo, magistralmente filmado.

El filme está estructurado en actos, en los cuales el director se basó en un cuento o historia de los tres mendigos, en donde cada uno de ellos tiene una representación. El dolor, el caos y la muerte es el significado de cada uno de ellos y son parte fundamental para comprender la historia, ya que están desde el comienzo, primero en forma de estatuas cuando Nick cruza el marco de la ventana hacia la muerte y más adelante como una constelación astronómica.

El traumático suceso perturba emocionalmente a la madre del niño quien no soporta la terrible pérdida. Su esposo, que es psiquiatra, intenta recomponer la psiquis de su esposa llevándola a Edén, una cabaña que tienen en medio del bosque, donde ella solía pasar los días sola con su hijo a la espera de que la musa baje y la inspire en la redacción de su tesis.

El aislamiento y los desajustes emocionales de ambos, pero en especial de ella, son la combinación perfecta para que la maldad subyacente comience a aflorar y se vaya apoderando de la pareja. Ella se cree terriblemente mala y no puede soportar la culpa que carga por la muerte de su hijo, surge así otra vez el miedo a una nueva pérdida, la de su esposo. Su humor es cambiante y por momentos su agresividad explota en frenéticos impulsos sexuales como una manera de poder calmar el dolor y la ansiedad que la atacan.

Su esposo se muestra lejano, extremadamente frío, casi en el rol de profesional y paciente, y busca en distintas técnicas psiquiátricas hacer que su esposa reconozca la razón de sus miedos y pueda racionalizarlos, pero sin resultados. Ella se acerca cada vez más a la muerte, y lo hace a través de sus lecturas ocultas que hablan sobre el matricidio y el genocidio. Todo hace suponer que la tragedia es inminente.

El bosque se va tornando hostil y lo que en principio era un paraíso sanador ahora es el infierno de Dante. El zorro, el cuervo y el ciervo son los tres animales simbólicos que Von Trier utiliza para hablar sobre una naturaleza auto destructiva. El zorro se come a su cría, un ciervo da a luz un feto muerto y un cuervo escondido bajo tierra es una especie de guardián del mismo averno y recibe a picotazos a él cuando se esconde de la furia incontrolable de su esposa, en una alusión a un descenso hacia el reino del caos. Otro simbolismo muy fuerte son las bellotas que caen constantemente sobre el techo de la cabaña, para ella, representan el grito de las cosas que se mueren y en la película se aplica al tipo de muerte que se relaciona con la reproducción, la bellotas mueren para luego volver a nacer y dar vida nuevamente.

El filme pretende ser feminista, la escena de la mutilación del clítoris así lo demostraría, en una clara alusión a las miles de mujeres africanas a las que todavía se les practica este ancestral y aberrante ritual. Otro dato que podría apuntalar esta idea es la mención a la quema de mujeres por brujerías en el pasado, pero por momentos parece ser todo lo contrario. Algunos críticos han llegado a decir que la visión del director está teñida de cierto aire misógino, yo no estoy completamente seguro, creo que la película es ambigua en este sentido.

Con una imagen cuidada al extremo, algo inusual en el director creador del Dogma y escenas de fuerte contenido sexual explícito, Anticristo es un filme sumamente controversial, complejo, que parece abordar el género del cine de horror, pero desde una perspectiva más existencialista. Yo no me animaría a catalogarla como una película de horror, sino más bien como un poderoso drama psicológico con escenas gore.

Filme de visión indispensable, que no representa lo mejor del director, pero demuestra una vez más que Lars Von Trier es hoy en día uno de los cineastas más prestigiosos y capaces que ha dado el cine mundial.

Un dato, no es casual que al final se dedique la película al ya desaparecido director ruso Andrei Tarkovsky, pues el filme mantiene ese aire a las películas que realizara Tarkovsky en la década del 70 y 80.

Más historias

Battle Royale 3 minutos de lectura
Rosaura a las diez 5 minutos de lectura

Puede que te hayas perdido

IntensaMente 2 4 minutos de lectura
Pesadillas y ensoñaciones de Joko Anwar 5 minutos de lectura
El hoyo 2 minutos de lectura
El flautista 3 minutos de lectura