Revista de Cine: Revista Sincericidio

Revista de cine, y entretenimiento. – Noticias de cine, entrevistas del mundo del cine y VOD, festivales de Cine, estrenos.

Rojo Profundo: El público se renueva

4 minutos de lectura

Bienvenidos a una nueva nota de Revista Sincericidio. Últimamente las productoras y distribuidoras de cine vienen haciendo reestrenos de filmes exitosos o muy taquilleros. Esta nueva modalidad se debe en gran medida a la falta de buenas ideas y las bajas recaudaciones que vienen teniendo frente a los embates de las plataformas de streaming como Amazon Prime Video, Netflix, HBO Max y Star+. Lo que se busca es llegar a aquellas generaciones que por edad no pudieron ver estos clásicos de la cinematografía en los cines. Los casos más conocidos son El Padrino (1972) de Francis Ford Coppola, Avatar (2009) y Titánic (1997) ambas de James Cameron, y ahora con un filme emblemático dentro del género del terror denominado giallo, como es Rojo Profundo (1975), una de las mejores obras del director italiano Darío Argento.

Por César Arturo Humberto Heil

Con la sangre en el ojo

Luego de casi 48 años de su estreno, llega a los cines una de las obras de culto del realizador Darío Argento. Diría, una de sus más redondas producciones, tanto desde el guion como de la realización. Me estoy refiriendo a Rojo Profundo.
Este reestreno viene con algunos aditamentos propios de los nuevos tempos tecnológicos. Su copia ha sido remasterizada. Mejoró la calidad de la imagen y el audio, y su duración está sin cortes. Algo importante, porque aquellos que la vimos al momento de su estreno, estamos seguros de que sufrió algún tijeretazo por parte de la censura propia de esa época.

El reestreno del filme es una ocasión imperdible para los amantes de este tipo de cine que no pudieron verlo en su momento y que ahora tienen la oportunidad de disfrutar de este clásico de 1975 con la calidad de un filme realizado en 2023. También, quienes lo disfrutamos en su época, tenemos la posibilidad de hacerle una revisión, cuya puesta en escena y artificio cinematográfico nos sorprenden aún hoy.

Rojo Profundo es un largometraje perfecto. Ha sido pensado minuciosamente desde todas las perspectivas posibles. Se puede ver la capacidad del director Argento para hacer este tipo de filmes, sin que le tiemble la mano a la hora de asustar y derramar litros de sangre extremadamente roja.
Gracias a una cuidada y barroca puesta en escena, unos increíbles planos oníricos, la excelente elección de la locación en la ciudad de Torino, una inquietante banda de sonido y la magnífica actuación del actor británico David Hemmings, Rojo Profundo es una obra digna de reestreno.

La historia nos cuenta sobre Helga Hulmann (Macha Méril), una reconocida parapsicóloga que es brutalmente asesinada una noche en su departamento tras regresar de una presentación en un teatro.
Marcus Daly (David Hemmings), un músico y pianista de jazz quien se encuentra paseando por una plaza enfrente del edificio donde vive la parasicóloga, es testigo del brutal asesinato. Es a partir de este desagradable hecho que Marcus, al darse cuenta de que la policía local no tiene demasiadas intensiones de resolver el crimen, buscará la forma de involucrarse en el asesinato. Decidirá investigar por su cuenta, tratando de encontrar al responsable, sin saber que los violentos crímenes no cesarán y que su vida también va a estar en peligro.

La marca del Giallo

El personaje del asesino es hoy un emblema del género Giallo. Con su vestimenta particular, guantes de cuero y un arma blanca tipo estilete, es hoy la representación de un estilo dentro del género de los serial killers. Es así al punto de que muchos directores han utilizado esta fantástica imagen, perfectamente plasmada por Argento en ese magnífico plano subjetivo, para homenajearlo. El caso que me viene a la mente es el de James Wan en Maligno.

La maestría de Darío Argento hace que el espectador sea partícipe de la investigación que lleva adelante Marcus. El público tiene que estar atento a todos los detalles y pistas que se van sucediendo de manera muy medida y desde el mismo comienzo del relato.

Con una muy destacada fotografía a cargo de Luigi Kuveiller, en donde las sombras y los claroscuros son fundamentales para ocultar o mostrar a medias esos hermosos planos detalles, el filme se torna en una verdadera pesadilla con los toques surrealistas que han caracterizado al director.

En cuanto a los espacios, los mismos se trasforman en verdaderos protagonistas al verse inquietantes y angustiosos. Esto también es mérito de un diseño escenográfico fantástico, realizado por el escenógrafo Giuseppe Bassan.

El guion, escrito en colaboración con el autor Bernardino Zapponi, es una delicia. Mezcla un cuento de horror con la mejor trama detectivesca y lo hace acertadamente, sin fisuras, algo que pone a Rojo Profundo como una de las mejores obras del maestro italiano. Un claro ejemplo es la escena inicial de la cena familiar en Nochebuena, donde un hermoso niño rubio vestido con pantalón corto, camisa y zapatos negros, espera su regalo de navidad. Pero un brutal acontecimiento del cual será testigo le cambiará por completo su vida. Una excelente manera de introducirnos en la formación de un psicópata y una posterior historia de crimen, perversión y traumas.

Conclusión

Rojo Profundo es una joya del cine contemporáneo que merece ser revisionada por los fanáticos del género y del director y que, a pesar de sus casi 50 años, se mantiene perfectamente vigente y nada tiene que envidiarle a los filmes actuales que, en la mayoría de las ocasiones, resultan en malas imitaciones de esta obra maestra.

Más historias

Puede que te hayas perdido

X-Men ’97 2 minutos de lectura
The Idea of You 2 minutos de lectura