Revista de Cine: Revista Sincericidio

Revista de cine, y entretenimiento. – Noticias de cine, entrevistas del mundo del cine y VOD, festivales de Cine, estrenos.

El Hijo: Tan lejos, tan cerca

3 minutos de lectura

Bienvenidxs a una nueva nota de Revista Sincericidio. Este jueves 23 se estrenó en salas El Hijo, el nuevo film del realizador francés Florian Zeller (“El padre”, 2020), un potente drama intimista que vale la pena ver. A continuación, te cuento por qué.

Por Diego M. Bravo

Las alas del deseo

“El hijo” cuanta la historia de Peter (un gran Hugh Jackman mostrando su vis dramática y además, es el productor ejecutivo del film), un ejecutivo pudiente neoyorkino, quien se casó en segundas nupcias con Beth (Vanessa Kirby). Ellos tienen un pequeño hijo y viven felices en su hogar, hasta que aparece Kate (la siempre talentosa Laura Dern), la ex esposa de Peter, quien le comenta la preocupación que tiene por el hijo que tienen en común, Nicholas (la sorprendente joven promesa Zen McGrath).

Este tiene comportamientos extraños, como faltar al colegio durante meses y hacer como que concurre al mismo. Debido al interés renovado de Peter (en realidad, muy preocupado por esta situación); Nicholas le expresa a su padre el deseo de mudarse con él. Peter acepta, a pesar de que Beth debe ocuparse casi sola de su pequeño hijo y la convivencia ensamblada, empieza a presentar diversos problemas. Sumado a todo esto, la problemática relación de Peter con su propio padre, Anthony (un gran Anthony Hopkins, repitiendo con Zeller, luego de ganar el Oscar al mejor actor principal, dirigido por este, en “El padre”).

Todo este mundo se irá desmoronando de a poco, tanto para Peter como para Nicholas, con consecuencias que afectarán la vida de todos los integrantes de esta familia disfuncional.

El fin de la violencia

El film, escrito por el propio Zeller, basado en su propia obra “Le fils”, junto con el gran dramaturgo y colega Christopher Hampton (“Carrington”, 1995) y además coguionista de “El padre”, transcurre en forma parsimoniosa y se toma su tiempo, pero el contenido dramático va avanzando en forma irreversible y dura.

Zeller es un muy buen director de actores. Cada uno de los participantes del elenco brillan en sus roles, con muy especial destaque del trío protagónico: Jackman, McGrath y Dern, quienes entregan todo su profesionalismo y nos llevan a vivenciar todas las situaciones a las que son expuestos en la trama.

Quizás el relato pausado pueda llegar a incomodar a cierta clase de público acostumbrado a los vertiginosos relatos provenientes de yanquilandia, pero vale la pena este muy buen film de Zeller, que no llega a la altura y calidad superlativa exhibida en su anterior obra, como fue “El padre”. Pero es una muy buena obra que nos sumerge en un tenso relato, lleno de un dramatismo silencioso, que va creciendo a lo largo del metraje. Y además tiene el plus de recuperarnos a Hugh Jackman como un muy buen actor, cuando encarna roles llenos de dramatismo, alejados de su cine superheroico.

Por todos estos motivos recomendamos fervientemente que vean este muy buen film, en ocasión de su estreno en salas, y se permitan realizar un viaje hacia algunos lugares un tanto oscuros de nuestras existencias y poder replantearnos en dónde nos encontramos y qué debemos hacer.

No se pierdan “El hijo”, el nuevo film de Florian Zeller.

Más historias

Puede que te hayas perdido

X-Men ’97 2 minutos de lectura
The Idea of You 2 minutos de lectura