Revista de Cine: Revista Sincericidio

Revista de cine, y entretenimiento. – Noticias de cine, entrevistas del mundo del cine y VOD, festivales de Cine, estrenos.

Halloween: Entretelones de un film de culto.

3 minutos de lectura

Por César Humberto Heil.

A meses de estrenarse Halloween Kills (2021) de David Gordon Green, el personaje de Michael Myers sigue dando tela para cortar y muchos millones en los bolsillos de los productores, que matan y reviven al mítico asesino creado por John Carpenter hace ya más de 4 décadas.

Veamos algunos de los entretelones de ese éxito de taquilla.

En la primavera de 1978, un grupo de jóvenes productores y el director John Carpenter se juntaron y dieron comienzo al rodaje de Halloween, sin pensar en lo que eso significaría para sus carreras. La producción a cargo de Moustapha Akkad, Debra Hill e Irwin Yablans contaba con un presupuesto reducido de 300.000 dólares, y Carpenter junto a Tommy Lee Wallace debían encontrar la forma de cómo realizar el film con ese acotado presupuesto. Luego de pensar de qué manera se podrían ahorrar costos en relación al tiempo de rodaje, Carpeter recurrió a lo que hoy se conoce como “steadycam” (el usado en el film era un sistema anterior mucho más pesado) y que en aquella época solo se había utilizado por primera y única vez en Rocky, de John G. Avildsen, pero solo en escenas de pelea. La inclusión en el diseño de producción y rodaje de un dispositivo que le permitía mover la cámara de un lugar a otro, le dio a la película la posibilidad de que el espectador estuviera más cerca de la acción, lo que redundó en un mejor manejo del suspenso y el terror.

Para el papel de Laurie Strode, los productores y el director recurrieron a Jamie Lee Curtis, una joven actriz que recién empezaba a dar sus primeros pasos en el cine y que tenía como referencia ser la hija de los actores Janet Leigh y Tony Curtis.

Para el papel del doctor Samuel Loomis, se pensó en un primer momento en dos míticos actores del cine de terror, Peter Cushing y Christopher Lee pero, finalmente, y luego de que ambos rechazaran el papel, el rol recayó en Donald Pleasence. La inclusión de este veterano actor hizo que el presupuesto se incrementara en 25.000 dólares.

El rodaje tiene sus secretos y anécdotas, algunas muy insólitas, como por ejemplo la máscara, que luego se convertiría en la imagen representativa del personaje, es del capitán Kirk, el de Viaje a las Estrellas.

¿Alguna vez pensaron que el rostro de William Shatner y el de Michael Myers es el mismo?

Otro dato curioso es que Carpeter presentó un offline sin música a un importante estudio para su distribución, y al terminar la proyección le dijeron que el film era muy malo y que no asustaba a nadie. Unos meses después volvió a presentarlo, esta vez con la música, y la misma persona que antes la había calificado de mala y que no asustaba a nadie, le dijo que era la mejor película de terror que había visto en años.

¿El poder de una buena música o un empresario del cine con poca memoria? Cosas que tiene el cine.

Respecto a la música, el dato de color es que, ese tema, que todavía hoy nos pone la piel de gallina cuando lo oímos, es una simple melodía que su padre le tocaba a Carpenter cuando era niño y que el director recordó y pensó que iría bien con la película… Increíble ¿No?

Pero ¿quién interpreto a Michael Myers? En realidad, no fue solo un actor el encargado de calzarse la máscara, sino varios, entre ellos el director y amigo personal de Carpeter, Nick Castle. También lo hicieron Tony Moran, Tomy Lee Wallace y la mismísima Debra Hill.

El corte final del film está plagado de errores. Entre los más destacados, está el plano junto a una cerca de ligustros donde se ve claramente una bocanada de humo del cigarrillo de Carpeter, quien estaba escondido detrás de los arbustos supervisando la escena.

Curiosidades de un film de culto que ha perdurado, a más de 40 años de su estreno, y que aún sigue dando suculentas ganancias económicas.

Más historias

Paul Auster 4 minutos de lectura
El Cine y las Universidades públicas 5 minutos de lectura

Puede que te hayas perdido

X-Men ’97 2 minutos de lectura
The Idea of You 2 minutos de lectura