Revista de Cine: Revista Sincericidio

Revista de cine, y entretenimiento. – Noticias de cine, entrevistas del mundo del cine y VOD, festivales de Cine, estrenos.

Antiviral: La fama enferma como un virus

3 minutos de lectura

Bienvenidxs a una nueva nota de Revista Sincericidio. Hace poco se estrenó Infinity Pool (2023), tercer largometraje de Brandon Cronenberg y que mejor que hablar sobre su primer filme: Antiviral (2012).

Por César Arturo Humberto Heil

Antiviral es la primera película como director de Brandon Cronenberg, hijo del reconocido director canadiense David Cronenberg y en ella uno puede observar claramente la influencia de su padre, en especial aquella de sus primeros filmes como Rabia, Videodrome, Festín desnudo y eXistenZ.

En Antiviral, Cronenberg hijo demuestra que puede seguir los pasos de su padre e ir un paso más allá, al intentar presentar una trama cuya complejidad argumental excede a los filmes de su padre.

Brandon intenta meterse con el complejo mundo de los virus para mezclarlo con otro ámbito, quizá peor que el de las enfermedades, como es el de las celebridades mediáticas y su rutilante fama.

El filme nos lleva a un mundo futuro en donde los fans de distintas celebridades, siempre mujeres, algo extraño y que no termina de explicarse, compran a clínicas dedicadas a este tipo de mercadeo (la clínica Lucas) cepas de enfermedades que estas tuvieron, para enfermarse y sentir o padecer lo mismo que su venerada estrella.

Syd March (Caleb Landry Jones) uno de los técnicos de laboratorio que se encargan de inyectar a los pacientes, es adicto a estos virus incubados en famosos, lo que lo lleva a auto inyectarse, algo que terminará arrastrándolo por un turbulento camino de pesadilla del que no saldrá tan fácilmente.

El planteo que realiza Brandon Cronenberg es sumamente interesante y el imaginario que crea es realmente opresivo y perturbador, porque bajo esa extraña pero pequeña historia entre ciencia ficción y terror, hay una serie de complejos mensajes escondidos que son el subtexto que le dan entidad al filme.

Temas como el fenómeno fan, el hedonismo, la drogadicción, los secretos y oscuros manejos de la industria farmacéutica y médica y el robo de patentes, son los más sobresalientes, pero también encontramos una dura crítica al futuro próximo, a la publicidad y la necesidad de trascendencia.

Toda la carne al asador

Con un estilo bastante retorcido, que mezcla el “gore”, el canibalismo, el vampirismo y la ciencia ficción, Antiviral se muestra como un filme provocador y pretencioso que no logra el equilibrio necesario para convertirse en un filme trascendente, en especial en la mitad, donde se vuelve algo reiterativo y parece no avanzar dramáticamente.

Por momentos, esa multiplicidad de conceptos que intenta exponer, al igual que el asador que tira todo lo que tiene a la parrilla, hace que la trama se vuelva bastante confusa para un espectador poco avezado. Con todo esto, Antiviral no deja de ser un producto cinematográfico más que interesante. Recordemos que la película se alzó con el premio al Mejor Filme en el Festival de Sitges y a la Mejor Ópera Prima en el Festival de Toronto, y fue muy bien recibida en el Festival de Cannes en la sección “Un Certain Regard”.

Conclusión

Brandon Cronenberg es un joven realizador, heredero de un talento indiscutible que, a pesar de tener tres largometrajes sobre sus espaldas y algunos cortometrajes, todavía le queda mucho camino por recorrer. Tiene la difícil tarea de llevar la mochila del estilo de su padre, algo que por lo demostrado hasta ahora parece no resultarle tan pensada, a pesar de ciertas similitudes. Lo bueno es que se ve en él, un intento de abrirse camino por sí solo y alejarse de la fuerte figura paterna.

Para quienes no conocen la carrera de este joven realizador, Antiviral es un buen comienzo para adentrarse en su retorcida cabeza y seguir su filmografía.

Calificación: Buena

Más historias

Puede que te hayas perdido

X-Men ’97 2 minutos de lectura
The Idea of You 2 minutos de lectura