Revista de Cine: Revista Sincericidio

Revista de cine, y entretenimiento. – Noticias de cine, entrevistas del mundo del cine y VOD, festivales de Cine, estrenos.

Bone Tomahawk: Holocausto caníbal

3 minutos de lectura

Bienvenidxs a una nueva nota de Revista Sincericidio. Continuando con esta idea de revisionar películas estrenadas hace unos años, hoy les voy a reseñar un filme no tan viejo y que en lo personal es uno de mis favoritos. Veamos de cuál se trata.

Por César Arturo Humberto Heil

Bone Tomahawk (2015), debut cinematográfico del director S. Craig Zahler, es una de esas películas que, a pesar de ser menor, sin un gran presupuesto ni grandes estudios detrás, va a quedar en la mente de muchos espectadores y va a terminar convirtiéndose en una obra de culto para fanáticos del género western, pero también para los amantes de los filmes de horror.

Lo interesante de Bone Tomahawk es que su estructura narrativa está inscripta en el western americano, pero hacia el final se vuelve una película de horror al estilo de El infierno verde (2013), de Eli Roth.

La historia es tan simple como eficaz y se vio en montones de películas del oeste, como por ejemplo True Grit (1969) de Henry Hathaway o la versión más moderna hecha por los hermanos Coen.

En un tranquilo pueblo del oeste americano, la paz se sacude por el secuestro de una doctora a manos de una tribu de indígenas. El sheriff Hunt (Kurt Russell) junto con su ayudante Chicory (Richard Jenkins), Arthur (Patrick Wilson), el esposo de la doctora y el señor Brooder (Matthew Fox), deciden salir en su rescate en una larga travesía que los llevará por las llanuras y montañas del viejo oeste, hasta llegar a donde habita la extraña tribu.

La primera hora de la película es como estar viendo un filme de John Ford, George Stevens, Sergio Leone, Clint Eastwood o incluso Quentin Tarantino. Planos generales, morosidad en las acciones, pocos planos detalle y grandes espacios abiertos. Un western con todas las letras.

Una vez que llegan a las cavernas donde viven los indígenas conocidos como “trogloditas”, nombre que dice mucho, la situación cambia radicalmente y el filme deriva hacia una película de horror. Escenarios más oscuros, cerrados, claustrofóbicos, indios que atacan como un rayo sin casi ser vistos, etc.

Bone Tomahawk es una de esas películas que no van a defraudar y que va a dejar conformes a los fans del western y a los del cine de horror, mezcla de género ya vista a finales de la década del ’80 de la mano de la directora Kathryn Bigelow, quien nos presentaba en Near Dark (1987) un western mezclado con vampiros.

Entre el filme de Bigelow y el de Zahler hay diferencias sustanciales, ya que Bone Tomahawk homenajea constantemente a los grandes referentes del western y se podría decir que es más un filme de vaqueros que un slasher.

Conclusión

Con actuaciones de gran nivel, en la que sobresale el actor Kurt Russell como el sheriff Hunt gracias a su composición excelsa, la cual es medida, sobria y con las palabras justas, Bone Tomahawk es un filme diferente que tiene como punto a favor que tanto el western como el horror, los desarrolla a la perfección.

Para verla, disfrutarla y aguantar un poco en las escenas finales, que son bastante cruentas y con mucho gore.

Calificación: Muy buena

Disponible: Plataformas online

Más historias

Puede que te hayas perdido

X-Men ’97 2 minutos de lectura
The Idea of You 2 minutos de lectura