Revista de Cine: Revista Sincericidio

Revista de cine, y entretenimiento. – Noticias de cine, entrevistas del mundo del cine y VOD, festivales de Cine, estrenos.

Especial “Día de la Madre” 2023

11 minutos de lectura

Bienvenidxs a una nueva nota de Revista Sincericidio. El tercer domingo de octubre se convierte en una fecha especial, dedicada a celebrar el Día de la Madre. En este día, nuestro equipo de periodistas y redactores en Revista Sincericidio se reúne para rendir homenaje a las madres, esas extraordinarias mujeres que nos dieron la vida y han demostrado ser incansables guerreras en su lucha diaria. Con su infinita paciencia, nos han criado y, gracias a ellas, existimos en el mundo.

En este contexto, nuestros colaboradores utilizarán una variedad de expresiones, como frases, diálogos, perspectivas y comentarios, para transmitir el amor incondicional que sienten hacia todas esas madres que han dejado una huella imborrable en sus vidas. Ya sea a través del cine, la literatura u otras formas de expresión artística que los hayan conmovido, compartiremos con ustedes las preferencias individuales de cada miembro del equipo.

Jennifer Lawrence en “Madre”, de Darren Aronofsky

En nuestro país se festeja un nuevo Día de la Madre y como ya es costumbre, desde Revista Sincericidio homenajeamos a las fantásticas dadoras de vida con una serie de personajes femeninos que, directa o indirectamente han representado el espíritu materno y han sido en mayor o menor medida una segunda madre para muchos de nosotros.

Por César Arturo Humberto Heil

Antes de empezar a escribir esta nota se me vinieron a la mente muchos nombres, pero luego de meditar largamente con todas las elegidas me he decidido por una que, sin lugar a duda, es la síntesis de lo que significa ser madre; me estoy refiriendo a la naturaleza.

No es habitual que el cine se meta con la madre naturaleza y lo haga a través de de un personaje. El único que se animó a hacerlo y con resultados excelentes fue el osado Darren Aronofsky con su filme Madre (2017), quien eligió a la actriz Jennifer Lawrence para que encarara a la madre de todas las madres.

La complejidad del filme es uno de los puntos altos, pero la brillante actuación de Lawrence hace que esta idea de una madre naturaleza amenazada, usurpada, arrasada y devastada por el ser humano adquiera, mediante esa enorme metáfora, un sentido de universalidad único.

Por eso, si hay una madre en el cine que debía estar en esta lista de homenaje es ella, la que está por encima de todas las madres, de las que están y de las que no están, esa que no cuidamos, esa que olvidamos siempre, a la que despreciamos con regularidad y a la que no amamos y no respetamos.

Amar a la madre naturaleza debería estar por encima de todo, porque a pesar de parecer infinita e inmortal, en algún momento, si seguimos con nuestras prácticas erróneas, su larga vida va a terminar y entonces ya nadie tendrá un pezón de donde mamar.

¡Feliz día, madre!

Sofía Loren en “Dos mujeres” (La Ciociara), de Vittorio de Sica

“Ayer, hoy y mañana”

Para homenajear a las madres en su día, nos vamos a ocupar de este film fundamental en la carrera de su protagonista y muchos de los implicados, y que cuenta una historia vibrante dentro del marco del fin de la Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias.

Por Diego M. Bravo

Esa clase de mujer

En ese momento de su carrera y su vida, la bellísima y talentosa actriz italiana Sofía Loren era toda una estrella del cine italiano y había desembarcado exitosamente en Hollywood, pero en ese lugar estaba más encasillada como toda una “sex symbol” y solo le ofrecían comedias y filmes de aventuras, en donde se resaltaban sus cualidades cómicas o su sensual figura de una típica “maggiorata”. Uno de sus mentores y formadores en el cine, el talentoso director italiano Vittorio De Sica, (además, una de las figuras fundamentales del Neorrealismo de post guerra italiano), la convoca para protagonizar este guion coescrito (sin acreditar) con Cesare Zavattini, basado en la novela de Alberto Moravia, un duro drama rural, ubicado al fin de la contienda bélica.

Ella encarna a Cesira, una joven viuda que vive en Roma con su hija Rosetta (Eleonora Brown) de 13 años. Ante el fin inminente de la Segunda Guerra Mundial se mudan a su pueblo rural natal, por los temores de lo que suceda en la ciudad. Pero ese fin de la guerra tendrá consecuencias terriblemente dolorosas para estas dos mujeres.

Amor, muerte, tarantela y vino

Allí es en donde esta gran actriz vuelca todo su talento actoral y realiza un trabajo formidable como esa madre, tan sufrida y lastimada, que hará todo lo que sea necesario (literalmente hablando) para proteger a su amada e inocente hija. El film transmite todo el horror de las consecuencias de la guerra, como un gran director como De Sica sabe hacer (recordemos que también era un muy buen actor). Y la Loren entrega todo de sí para encarnar a esa mujer. No olvidemos los orígenes muy humildes de ella, encarnando a esta madre inolvidable en todo sentido. El talento demostrado aquí por la Loren fue reconocido por el Festival de Cannes y ganó el Oscar a Mejor Actriz por este icónico rol en su carrera.

Allison Janney en “I, Tonya”, de Craig Gillespie

“Madre hay una sola”

Para homenajear a las madre en este día me decidí por: I, Tonya película biográfica estadounidense de drama y comedia de 2017, inspirada en la vida de la polémica patinadora olímpica Tonya Harding.

Por Daniel López Pacha

La película revela la compleja dinámica madre-hija que existe entre Tonya Harding, interpretada por una gran Margot Robbie y su madre, LaVona Fay Golden. LaVona se muestra como una madre extremadamente exigente y emocionalmente distante, y su peculiar compañía en forma de un loro que reposa de manera inusual en su hombro durante las entrevistas, añade un toque inolvidable a la narrativa.

También se representa la relación distante entre Tonya y su madre. La madre de Harding ha expresado abiertamente sentir que su hija la detesta. En sus palabras, “Ella me odia. Nunca pude hacer nada bien por ella. Nada.” En una entrevista, Allison Janney, quien interpretó el papel de LaVona, admitió que ciertos elementos del personaje de la madre de Harding en la película fueron ficticios.

Tonya ha sostenido que durante su infancia, su madre tenía problemas con el alcohol. LaVona, en su papel de madre, ha sido caracterizada como alguien que menospreciaba a su hija con el fin de impulsarla hacia la actuación. Antiguos clips de video muestran a una joven Tonya acusando a su madre de maltrato en repetidas ocasiones. Según las palabras de Tonya, este abuso era una experiencia regular en su vida, llegando al punto de afirmar que no había un solo día de la semana en el que no fuera objeto de maltrato.

La extraordinaria interpretación de Allison Janney le otorgaron un premio BAFTA, un Globo de Oro y un premio Óscar por Mejor Actriz de Reparto.

La película se destacó por su enfoque único y su estilo de narración, que combina humor negro con elementos de documental para contar la historia de Harding de una manera intrigante y atractiva.

Conclusión

Es una película fascinante y entretenida que ofrece una visión única de la vida de Tonya Harding. Las actuaciones son notables y la narrativa es intrigante, aunque puede no ser del gusto de todos debido a su enfoque subjetivo. En general, es una película que vale la pena ver, especialmente para aquellos interesados en historias biográficas y personajes controvertidos.

Estelle Getty en “Para, o mi mamá dispara”, de Roger Spottiswoode

Llega un nuevo Día de la Madre y haciendo honor a las madres cinéfilas, decidí hablar de una dulce viejecita que es mucho más peligrosa que su hijo policía.

Por Mario Luzuriaga

El detective Joe Bomowski (Sylvester Stallone) vive su vida y profesión de una manera muy ruda. Pero todo cambia con la llegada de Tutti (Estelle Getty), su madre sobreprotectora, y juntos unirán fuerzas para resolver un asesinato que está conectado con el tráfico de armas.

En un momento clave, los dos héroes de acción más importantes del cine de los ’80 y ’90, eran Arnold Schwarzenegger y Sylvester Stallone. El primero de ellos ya había incursionado en la comedia y con gran éxito con “Gemelos” y “Un detective en el kinder”. Ahora era el momento de Sly en incursionar por ese camino, pero no resultó como todos lo esperaban.

Tras la fallida “Oscar” le siguió “Para o mi mamá dispara”, dirigida por Roger Spottiswoode, reconocido por “Socios y sabuesos”, “Air América” y “007: El mañana nunca muere”; llevó a cabo esta comedia liviana, intentando a que Stallone pueda hacer reír un poco y realmente no logró con el objetivo.

Pero para este redactor, este filme es entretenido y es simpático poner en una situación por demás de particular a un héroe de acción. Sacar de su eje a Sly en una película de acción es un logro, e introducir a su madre, una viejecita simpática, pero que es un demonio por su accionar.

Quien se lleva los laureles en la cinta es la mismísima Estelle Getty, quien tuvo muchos roles de reparto en cine y su reconocimiento en tele con la serie “The Golden Girls”, logró opacar al mismísimo Stallone en todo.

Tutti es irritante, eso está claro, pero todas su acciones salen del corazón de madre que protege a su polluelo en todo momento. Tiene frases muy graciosas y hasta se da el lujo de imitar a Arnold usando su frase: “Volveré”.

No es una película para el recuerdo, tampoco para el olvido, simplemente es un pequeño momento en donde una madre se convierte en una gran heroína de acción.

Béatrice Dalle en “À l’intérieur”, de Alexandre Bustillo y Julien Maury

El cine de terror francés a mitad de la década del 2000 venía cosechando fans por todo el mundo. Se trataba de una época en donde se necesitaban propuestas que se jugaran, que mostraran sangre pero que sobre todo fueron incomodas de ver, frente a un cine americano anestesiado debido a producciones para todo el público y remakes de películas orientales. Dentro de este panorama se estrenó À l’intérieur o El interior, ópera prima del dúo conformado por Alexandre Bustillo y Julien Maury, quienes con esta película se volvieron famosos debido a los excesos de hemoglobina que presenta y que luego tendrían una carrera muy irregular llegando a extremos lamentables con la Leatherface (2017).

Por Santiago González

À l’intérieur sigue a Sarah, quien en un accidente de auto pierde a su marido pero no a su bebé. Deprimida pasa navidad sola mientras afuera aparecen noticias de disturbios sociales. En medio de la tranquilidad recibe la visita de una mujer quien le dice que le quitará a su hijo que aún se encuentra de su panza.

Como indica el título, el conflicto no solo ocurre por obtener algo que está dentro de uno de los personajes, sino que casi toda la acción transcurre en el interior de la casa de Sarah, en donde van apareciendo personajes que sufren los ataques de aquella mujer interpretada convincentemente por Béatrice Dalle vestida totalmente de negro, en contraposición a Sarah toda vestida de blanco.

A quienes les gusta las propuestas intensas, esta película les va a interesar. Es una de las obras más reconocidas del extremismo francés y le hace honor a este movimiento. Ya de por sí la idea de un bebé en peligro pone en tensión. Pero los directores van más allá y nos entregan una cantidad enorme de crímenes, uno más despiadado que el otro, todo para llegar al clímax en donde nos ofrecen una de las escenas más grotescas, asquerosas y ofensivas del cine.

Se le podría criticar, eso sí, que el mostrar demasiado en ocasiones le juega en contra, como ocurre con ese bebé hecho en CGI. Pero sacando eso, se trata de una propuesta ultra gore que disfrutarán los fans de este tipo de cine. 

Catherine O´Hara en “Mi pobre angelito”, de Chris Columbus

En este Día de la Madre, vamos a hablar de algunas buenas, algunas malas, y algunas que tratan de hacer lo mejor que pueden, pese a que todo no les salga precisamente bien. Por eso hoy les voy a comentar un poco sobre Kate McAllister de Mi Pobre angelito.

Por Jorge Marchisio

Interpretada por la gran Catherine O´Hara, esta señora no solo tiene que lidiar con su buena cantidad de hijos, sino que al parecer todos los días festivos se suman los de su familia política por parte del cuñado (hermano de su esposo), dando en casi un batallón de niños y adolescentes, cada uno con sus diferentes personalidades. Y como el margen de edad es tan grande, tenemos desde los que se portan bien, hasta los que se encargan de molestar al angelito suyo (y ahí podemos incluir al dichoso cuñado).

Supongo que la mayoría de acá viajó alguna vez en su vida. Saben que es un caos, y más si organizan dicho viaje; y es entendible que la Señora McAllister tenga los nervios a mil por hora, peor aun cuando se da cuenta que se quedaron dormidos. Sí, eso no justifica olvidarse a un hijo (aunque el niño metiche revolviendo las cosas ahí no ayudaba demasiado); pero se le da una licencia por estar en una comedia.

Pero después vemos cómo viaja medio país para reencontrarse con su retoño. Y ni contemos la segunda parte, donde directamente viaja desde otro país. Así que sí, la Señora McAllister puede ser despistada, pero sabemos que ama a sus hijos, incluso al grandulón boludón que maltrataba a Kevin, y que hará todo lo posible para remediar sus errores. 

Linda Hamilton en “Terminator”, de James Cameron

¿Quién no imaginó alguna vez lo que sería tener como mamá a Sarah Connor? El personaje apareció por primera vez en la película Terminator, dirigida por James Cameron en 1984. Linda Hamilton fue la elegida para interpretar el papel y Gale Anne Hurd, productora de la película, afirmó que la actriz representaba a la perfección a esa chica común y corriente, y al mismo tiempo madre de la humanidad.

Por Guillermo Martínez

Sarah arrancó siendo una moza en un restaurante en Los Ángeles, pero su vida cambia – y mucho – cuando SkyNet envía un androide Terminator T-800 desde el futuro para matarla. Luego, Sarah es rescatada por Kyle Reese, un soldado que llegó del año 2029. Este le informa que el exterminador quiere matarla antes de que ella dé a luz, un año después, a John Connor, quien se convertirá en el líder de la resistencia contra las máquinas.

Con el correr del tiempo, el personaje va dejando de lado a esa dulce muchacha perseguida para dar paso a una mujer vengativa súper entrenada, una madre devota que llega a ser incluso más picante que el mismísimo Terminator.

De esta manera, el personaje plantea cierta reflexión sobre las complejidades de los roles de género y las características maternales. Más allá de su destreza militar, Sarah Connor se presenta como una figura apasionada, motivada por una búsqueda de preservar la vida frente a las amenazas deshumanizadoras de la tecnología.

Vale recordar que Sarah Connor tuvo su serie de televisión y fue interpretada por varias actrices. Primero fue Linda Hamilton en Terminator (1984) y Terminator 2: El juicio final (1991), luego Lena Headey y Emilia Clark respectivamente en Terminator: The Sarah Connor Chronicles y Terminator: Genisys.

Para cerrar, quiero destacar que el personaje más allá de volverse fuerte, valiente y en ocasiones temeraria, nos termina enseñando y transmitiendo un apasionado amor por la vida.

Más historias

Puede que te hayas perdido

X-Men ’97 2 minutos de lectura
The Idea of You 2 minutos de lectura