Revista de Cine: Revista Sincericidio

Revista de cine, y entretenimiento. – Noticias de cine, entrevistas del mundo del cine y VOD, festivales de Cine, estrenos.

Dogman: A todo desdichado Dios les da un perro

3 minutos de lectura
Dogman

Bienvenidos a una nueva nota de Revista Sincericidio. Dogman (2023) última producción del director francés Luc Besson es uno de esos filmes difíciles de encasillar. Si bien las películas de Besson suelen ser muchas veces inclasificables. En Dogman todo se hace más notorio y uno siente que ha visto un producto difícil de catalogar, pero sumamente entretenido y por momentos hipnotizante.

Por César Arturo Humberto Heil

Douglas Munrow (Caleb Landry Jones) un joven lisiado es detenido en un control policial, vestido de mujer, con múltiples heridas y un camión cargado de perros. Es a partir de esa detención que empezaremos a conocer, a través de las conversaciones que Douglas tendrá con la psiquiatra Evelyn (Jojo T. Gibbs), la enigmática historia detrás de este personaje.

El guion, escrito por Besson, alterna pasado y presente mientras construye la traumática vida de Douglas, la cual encierra una adolescencia marcada por la violencia más extrema. Su padre Mike (Clemens Schick) y su hermano mayor Ackerman (Christopher Denham) serán los causantes de su invalidez y también quienes darán forma a la psiquis de Douglas y su incondicional relación con los perros.

Desde lo discursivo y entrando ya en el terreno de las referencias y propósitos, el director expresa a modo de metalenguaje, su amor por el teatro, el cine y la música. Así la trama se pasea por una galería de íconos del cine como Marlene Dietrich, Marilyn Monroe y Liza Minnelli, de la música como Edith Piaf y del teatro clásico como son las principales obras de Shakespeare. Estas apariciones están presentes en las interpretaciones que Douglas hace para ganarse el dinero en un vodevil de mala muerte y son un lujito para los amantes y conocedores de las artes.

Dogman

La dualidad sexual es otro aspecto que aparece como un detalle importante. El personaje de Douglas se muestra como una Drag Queen dentro del vodevil, pero también como un hombre que puede empuñar una escopeta cuando tiene que defenderse del ataque de El verdugo (John Charles Aguilar) y su banda de maleantes.

Como toda película de Besson, la acción y los tiros no faltan y este es el aspecto más entretenido, porque si hay algo que el director de El perfecto asesino (1994) sabe hacer es coreografiar balazos, caídas y muertes visualmente atractivas.

La actuación de Caleb Landry Jones es una de sus mejores interpretaciones. Los suaves matices entre los diferentes personajes y la modulación de la voz y los gestos son perfectos. Su performance cuando está maquillado recuerda por momentos al Joker de Heath Ledger.

En cuanto a los perros, las habilidades logradas por los entrenados canes es otro gran acierto. Sus acciones son encantadoras y hacen que nos enamoremos de esa variopinta fauna perruna.

Dogman

Conclusión

Dogman no es un filme perfecto, tiene sus altibajos argumentales y narrativos, especialmente en las subtramas como la del investigador de seguros la cual se desvía del foco central.

Hacia el final la historia se desmadra un poco con las acciones de los perros y con algunas situaciones que recuerdan directamente al filme Home alone (1990) de Chris Columbus.

A pesar de todo esto Dogman es un filme muy disfrutable, que transita por el drama crudo, la acción pura y dura y un toque de comedia impregnado de un espíritu kirsch estilo Almodóvar.

Calificación: Buena

Disponible: Plataforma

Más historias

Puede que te hayas perdido

X-Men ’97 2 minutos de lectura
The Idea of You 2 minutos de lectura