Revista de Cine: Revista Sincericidio

Revista de cine, y entretenimiento. – Noticias de cine, entrevistas del mundo del cine y VOD, festivales de Cine, estrenos.

Hit and Run.

3 minutos de lectura

Por Daniel López Pacha.

Hit & Run es una serie de televisión israelí/estadounidense de suspenso, original de Netflix, compuesta por nueve capítulos. Fue creada y escrita por Avi Issacharoff, Lior Raz, Dawn Prestwich y Nicole Yorkin. La dirección de la serie cuenta con Mike Barker (El cuento de la criada, Outlander), Neasa Hardiman (Jessica Jones) y Rotem Shamir (Fauda). La música estuvo a cargo de Peter Raeburnen y la fotografía fue trabajada por Zoe White y Eric Moynier. Se filmó en Jerusalén, Tel Aviv, Israel y en Nueva York, Estados Unidos.

Está protagonizada por Lior Raz como Segev Azulai, Lior Ashkenazi como Assaf Talmor, Sanaa Lathan como Naomi Hicks, Kaelen Ohm como Danielle Wexler Azulai, Moran Rosenblatt como Tali Shapira, Gregg Henry como Martin Wexler y Gal Toren como Ron Harel.

Sinopsis: Un hombre, Segev Azulai, es un guía turístico en Tel Aviv y se encuentra felizmente casado con una bella bailarina estadounidense llamada Danielle. Ambos formaron una familia junto a la hija que Segev tuvo en un matrimonio anterior. Todo es maravilloso, hasta que la vida de Segev da un gran vuelco cuando su esposa muere en un misterioso accidente, ella es atropellada y los culpables se dan a la fuga. Abatido y confundido, sale a buscar a los asesinos de su esposa, quienes han huido a los Estados Unidos. Para eso busca la ayuda de una ex amante, Naomi Hicks. Investigando descubre inquietantes verdades sobre su amada esposa y los secretos que ella le ha estado ocultando. 

Luego del éxito de Fauda en Netflix, sus creadores vuelven con una nueva serie de acción, que está siendo bien vista por los espectadores. En Hit & Run, el actor Lior Raz aprovecha el impulso que le dio Fauda para volver a juntarse con Avi Issachaoff. Juntos han utilizado sus experiencias en el ejército israelí para crear este thriller que el propio Raz protagoniza y que también transcurre en Estados Unidos, combinando la producción de ambos países.

Con un guion original a simple vista, mezclan el policial y el thriller político, sin dejar de lado el sello israelí. Los sucesos, que en un principio vamos viendo durante los primeros capítulos, son algo previsibles, pero al mismo tiempo necesarios para que la serie avance y entendamos lo que hay detrás de la historia central, incluyendo giros y sorpresas. 

La serie va incrementando la tensión a partir de un muy buen ritmo: conspiraciones, explosiones, asesinatos y peleas cuerpo a cuerpo, lo que nos recuerda un poco a los thrillers de los años ’70, percibiéndolo tanto en la fotografía como la ambientación, algo retro que va bien con la historia. Con esto queda demostrado que Israel es una potencia a la hora de construir series de muy buena calidad, con un gran nivel de producción.

Detrás de la producción hay gran equipo técnico, una historia original y un reparto muy completo. En líneas generales, es una serie muy recomendable, la cual deja sin concluir su historia para continuar con una segunda temporada.

A través de la construcción narrativa de los primeros capítulos, vemos una convergencia de las subtramas y los personajes cuentan con la suficiente profundidad para que no descifremos cuáles son sus intenciones, y si tendrán la trascendencia como para hacer que sus vidas corran peligro, además de lograr un equilibrio perfecto entre héroes y villanos.

La serie va construyendo una intriga atractiva, de idas y vueltas entre la lealtad y la traición. Una buena serie que entretiene, dejándote con nuevas expectativas sobre qué es lo que veremos más adelante.