REVISTA SINCERICIDIO – Revista de Cine

Revista de cine, cultura y sociedad coexistiendo de igual a igual. – Noticias de cine, entrevistas del mundo del cine y VOD, festivales de Cine.

Mi nombre es Bond… James Bond!

9 minutos de lectura

Por Daniel López Pacha y Mario Luzuriaga.

Bienvenidos a una nueva nota de Revista Sincericidio: Revista de cine de Argentina y Latinoamérica, donde incluimos reviews, estrenos, eventos y entrevistas del mundo del cine y el VOD.

“Soy una especie de policía. Me envían desde Londres

siempre que sucede algo raro en alguna parte del mundo

que no es asunto de nadie”

Ian Fleming

Este 5 de octubre de 2022 se celebra el Día Mundial de James Bond, que fue propuesto en el año 2012 por las productoras de cine EON Productions, Metro-Goldwyn-Mayer Studios, Sony Pictures Entertainment, Twentieth Century Fox Home Entertainment y recientemente adquirida por Universal Pictures por el 50º aniversario de la franquicia.

También este año se cumplen 60 años del estreno de su primera película, “Dr. No”, quien fuera inmortalizado por Sean Connery, y así da comienzo a una saga interminable sobre el famoso agente secreto con licencia para matar.

¿Cómo nació este agente secreto?

Corría la década de 1950, específicamente febrero de 1952, el escritor, periodista y oficial de inteligencia británico Ian Fleming se encontraba de vacaciones en Jamaica, en su casa, llamada “Goldeneye”. Era la época de la Guerra Fría y como resultado de su inspiración por sus servicios prestados a la Armada Naval Británica (Naval Intelligence Division), en especial durante una misión que llevó a cabo en el País de Portugal durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, fue ahí que surge con su pluma la creación de un personaje ficticio, que se erigiría un canon dentro del universo de las novelas de espionaje, para que luego se proyectase en espacios cinematográficos y multimedias. Nace el comandante James Bond, agente 007 del servicio secreto de Inteligencia Británico, “con licencia para matar”; es ahí que comienza a ser desarrollado desde la primera novela, “Casino Royale”, que sería el inicio de una gran saga con una constancia que trasciende al autor, de una forma que revolucionó el género literario y el cinematográfico dentro de la figura de un héroe que tiene un estilo propio y refleja muchos aspectos del espíritu de una época.

Una vez completado el manuscrito que sería llamado “Casino Royale”, Fleming le permitió que lo leyera su amigo William Plomer, que era poeta y luego pasó a ser su editor. A Plomer le gustó lo suficiente como para presentarle el manuscrito a Jonathan Cape, quién terminó editándolo.

El nombre James Bond

Ian Fleming obtuvo el nombre de su personaje de ficción del ornitólogo americano James Bond, autor del libro ” Aves de las Indias Occidentales”, del cual Fleming tenía una copia. Fleming pensó que sería el nombre perfecto debido a su simplicidad, brevedad, nulo romanticismo, notoria masculinidad y de origen Anglo-Sajón. El verdadero James Bond no se enteró hasta 1960, año en que Fleming descubrió su origen por primera vez en una entrevista. Durante el año 1961, la esposa del ornitólogo, Mary Fanning Wickham Bond, le escribió a Fleming amenazándolo de demandarlo por difamación. Fleming le respondió que tenía toda la razón y, aparte de regalarle un ejemplar firmado de la novela “You only live Twice”, también le ofreció su propio nombre para que lo utilizara de la forma que considerara oportuna. En conclusión, el ornitólogo utilizó el nombre del escritor para denominar una rara especie de pájaros jamaiquinos.

En la película “Die another Day” (2002), cuando James se presenta ante Jinx (interpretado por Halle Berry), durante un paseo por la playa, Bond se presenta como ornitólogo. Ian Fleming en 1952 para crear a James Bond se inspiró para su creación en la historia de Porfirio Rubirosa (1909-1965), un diplomático, piloto automovilístico, político, playboy y jugador de polo que era de nacionalidad dominicana, esto lo motivo para darle dotes de galán, seductor y de conquistador.

Ian Fleming en sus novelas describe a James Bond como un hombre esbelto de 1,89 cm. Altura y pesa 93 kilos. Tiene el pelo negro, se peina hacia la izquierda de forma descuidada, con un mechón rebelde que cae sobre su frente. Sus ojos son de color azules, grandes e iguales bajo sus cejas rectas, largas y negras, su mirada es calma e irónica. De bajo su nariz larga y recta, tiene un pequeño labio superior que perfila una boca amplia y finamente dibujada, aunque cruel. Su rostro, de piel morena tostada por el sol, termina en una barbilla de línea recta y firme. Además tiene una delgada cicatriz de 7,62 cm en la mejilla derecha, otra en el hombro izquierdo, y señales de cirugía plástica en el dorso de la mano derecha.

¿Quién fue Ian Fleming?

Ian Lancaster Fleming nació en Londres, el 28 de mayo de 1908 y murió en Canterbury, el 12 de agosto de 1964, a los 56 años de una enfermedad del corazón. Fue un fumador y bebedor empedernido. Fleming escribió un total de doce novelas de James Bond y dos colecciones de cuentos de Bagel y Becky antes de su muerte, aunque los dos últimos libros fueron publicados después de su muerte. Luego de la muerte de Fleming en 1964, hubo otros escritores autorizados del material de Bond, incluido John Gardner, que escribió catorce novelas y dos novelizaciones; y Raymond Benson, que escribió seis novelas, tres novelizaciones y tres cuentos. También hubo otros autores que escribieron un libro cada uno: Kingsley Amis, Sebastian Faulks, Jeffery Deaver y William Boyd y Anthony Horowitz. También de una serie de novelas que se basan en su juventud, el James joven, escrito por Charlie Higson. Como spin-offs de las obras literarias, hubo una adaptación televisiva de la primera novela, James Bond, en la que Bond interpretó a un rural estadounidense, así como una tira cómica publicada en el periódico Daily Express.

Vesper, el cóctel de James Bond:

No podemos olvidarnos de este famoso cóctel que fue inventado por el personaje de ficción James Bond en una escena de la novela de 1953 titulada “Casino Royale”. Bond lo llama Vesper, en nombre del personaje principal femenino de la novela: Vesper Lynd. Aquí su receta:

*3 partes de Ginebra

*1 parte de Vodka

*1/2 de Lillet Blanc, un vermut

Agitado, no mezclado. Frío. Decorado con filigrana de limón.

Las Películas

James Bond comenzó con la franquicia oficial de EON Productions, el personaje fue interpretado por seis actores en 25 películas oficiales. Pero fue en total ocho los actores que han encarnado a Bond en 28 películas, sin contar solo la oficialidad de EON, también están las películas y actores no oficiales, porque fueron realizadas por otras productoras ajenas a EON, a pesar de todo cumplen con todos los derechos legales para la utilización del personaje.

El primer Bond oficial fue Sean Connery, pero hubo previamente un actor estadounidense, Barry Nelson fue el primero en personificar a James Bond en la TV, fue una adaptación no oficial, titulada “Casino Royale” (1954). Recién en 1961 EON Productions, la productora oficial de la franquicia, comenzó a trabajar en la primera película de Bond, titulada “Dr. No” (1962) con Sean Connery, fue una adaptación de la novela del mismo nombre. Luego de Connery, llegaron los Bond oficiales; George Lazenby, Roger Moore, Timothy Dalton, Pierce Brosnan y Daniel Craig, que han asumido el papel en veinticinco producciones cinematográficas; veintiocho contando las no oficiales de Nelson, Niven y una no oficial de Connery en 1983.

Las películas oficiales fueron:

Dr. No (1962), From Russia With Love (1963), Goldfinger (1964), Thunderball (1965), You Only Live Twice (1967) todas ellas con Sean Connery.

On Her Majesty’s Secret Service (1969) con George Lazenby.

Diamonds are Forever (1971) con Sean Connery, siendo esta la última película de él oficial.

Live and Let Die (1973), The Man with The Golden Gun (1974), The Spy Who Loved Me (1977), Moonraker (1979), For Your Eyes Only (1981), Octopussy (1983), A View To Kill (1985) todas ellas con Roger Moore.

The Living Daylights (1987), Licence to Kill (1989), todas ellas con Timothy Dalton.

GoldenEye (1995), Tomorrow Never Dies (1997), The World Is Not Enough (1999), Die Another Day (2002) todas ellas con Pierce Brosnan; Casino Royale (2006), Quantum of Solace (2008), Skyfall (2012), Spectre (2015), No Time to Die (2021) todas ellas con Daniel Craig.

Las películas no-oficiales fueron:

Casino Royale (1954) con Barry Nelson como James Bond y Peter Lorre como Le Chiffre; Casino Royale (1967) con David Niven y Peter Sellers como James Bond y Orson Welles como Le Chiffre; Never Say Never Again (1983) con Sean Connery como James Bond.

La música de James Bond

Si hay algo que caracteriza a las películas de 007 es su mágica música, desde las notas de su tema característico, compuesto por Monty Norman; hasta todo el sonido instrumental preparado por el magnífico John Barry. Pero también fue sello esperado por los fans, los intérpretes que cantan los temas principales de las películas. Por allí pasaron artistas como Shirley Bassey, Tom Jones, Paul McCartney, Madonna, Tina Turner, Adele, Billie Eilish, entre otros. Gracias a sus participaciones, esos temas quedaron en el corazón de los fanáticos y también obtuvieron premios de la academia. Fue en la era de Daniel Craig, en la que se cosecharon más premios, ya que “Skyfall”, “Writing’s on the Wall” (Spectre) y “No time to die” fueron las que ganaron los Oscars a mejor canción original.

Licencia para manejar

Otra de las características por las que Bond es envidiado, son sus autos. Si bien en las primeras dos películas no hay un auto característico, salvo un Bentley, fue en “Goldfinger” donde se presentó el auto definitivo para nuestro héroe. Ese fue el Aston Martin DB5, equipado con armamento y sistema de rastreo, que se volvió “el auto de Bond” hasta la actualidad. Pero también pasaron otros autos recordados como el gran Lotus Esprit, utilizado por Roger Moore en “The Spy who loved me”, que tenía la particularidad de convertirse en un mini submarino. Luego llegó una nueva versión de Aston Martin, el V8, utilizado en “The living Daylights” por Timothy Dalton, en la mítica escena de escape de una patrulla rusa. Con la caída del muro de Berlín, Bond se renovó y pasó a utilizar los autos BMW, el más recordado es el 750il, en el que Pierce Brosnan lo comandaba a través de su teléfono celular. Con la entrada del nuevo milenio, el 007 de Brosnan se despide a bordo del Aston Martin V12 Vanquish, que homenajea al DB5 pero esta vez se hace invisible. Los tiempos cambiaron a mitad de los 2000, y el espionaje se tornó más serio y sombrío, sin tanto gadget. Es ahí donde entra en escena Daniel Craig y sus Aston Martin, un DB5 y un DBS; hasta llegar a “Skyfall”, dónde vemos que se vuelve a usar el DB5 con las clásicas ametralladoras; y en “Spectre” usó el prototipo DB10, en el que tenía un lanzallamas y un asiento eyector.

A la espera de un nuevo agente 007

“No Time to Die” dejó un final atípico para todos los fans, la supuesta muerte de Bond, la cual fue un cierre espectacular para la era de Daniel Craig, uno de los mejores actores que interpretó al agente 007. Y queda la duda de lo que vendrá en un futuro. Siempre está el juego de que haya un “Bond mujer”, ya hubo un agente 007 mujer en la última película y fue una jugada magistral. Ahora se está a la espera de que llegue un nuevo actor para renueve la licencia para matar, y el favorito de todos es Henry Cavill. Mundialmente famoso por ser Superman, el actor da con todos los requisitos para convertirse en el próximo James Bond; pero esta no es la primera vez que compite por el puesto, ya que lo hizo para encabezar “Casino Royale”, pero corrió la misma suerte que Timothy Dalton en “On Her Majesty’s Secret Service”, era muy joven para el rol. Hoy, es quien le da vida a Geralt of Riva en la serie “The Witcher” (y también a la espera de que regrese como el Hombre de Acero en DC), es el candidato perfecto y eso se pudo ver en dos películas clave del género de espionaje: “The Man of U.N.C.L.E.” y “Mission Impossible: Fallout”.

Puede que te hayas perdido

La mujer del saco 3 minutos de lectura
El Pasajero 3 minutos de lectura
Lucha Libre 3 minutos de lectura