Revista de Cine: Revista Sincericidio

Revista de cine, y entretenimiento. – Noticias de cine, entrevistas del mundo del cine y VOD, festivales de Cine, estrenos.

Especial Indiana Jones: un arqueólogo, un arca y nazis

4 minutos de lectura

Bienvenidxs a este especial de Revista Sincericidio sobre Indiana Jones. No es uno más, es más bien una mirada muy personal de cómo este personaje me cautivó, me cautiva y lo seguirá haciendo por el resto de mis días.

Por Mario Luzuriaga

Quiero compartir mi experiencia con este personaje que definió y resucitó el cine de aventuras. Allí en los primeros años de la década del ’90, unos vecinos llegaron corriendo a mi casa para contarme que un tipo le había arrancado el corazón a otro y que después lo tiraron a un pozo de lava. Quedé en shock al saber eso y me dio mucha curiosidad. Fue gracias a estos dos amigos que conocí el mundo de Indiana Jones.

Allí fue donde me enteré que un explorador buscaba unas piedras que eran vitales para una comunidad en la India y que ese hombre usaba un látigo y un sombrero. Al ver la figura del gran Harrison Ford caracterizado como Indiana Jones fue amor a primera vista. Era como ver a Superman o Batman, un impacto que solo se tiene de chico.

Corrí a mi casa para interiorizarme del tema, pero en ese tiempo no había Internet, ni mucho menos Netflix o cualquier otro servicio de streaming. Le pedí a mi papá ir corriendo al videoclub para conseguir algo de este aventurero. Al entrar y ver la tapa del VHS de “Cazadores del Arca perdida”, fue encontrar una de esas reliquias tan poderosas que Indy buscaba en sus películas. Así empieza mi historia.

La mejor aventura de toda la historia

Al volver del videoclub corrí a poner el cassette en la videograbadora. Entré enseguida en esa jungla y vi a ese grupo de hombres que marchaba, hasta que finalmente pude verlo. Indiana Jones, un hombre con campera de cuero y sombrero marrón. Un hombre que desarma a otro con un látigo fue increíble, mucho más cuando es ese hombre quien arriesga su vida para tratar de obtener un ídolo dorado. La emoción era máxima al ver cómo Indy escapaba de una muerte segura, al ver cómo una gigantesca bola de piedra iba a aplastarlo. Y eso que eran los primeros minutos del filme.

Luego al enterarme qué era el Arca, su poder y demás, pasamos a conocer a los villanos. Estos hombres de uniforme y con una cruz rara en su costado izquierdo me llamaba la atención. Luego mi papá me contaba que esos hombres existieron y que eran alemanes, llamados Nazis. Será que el genial Steven Spielberg -director de la cinta- los caracterizó tan bien que, una vez terminada la película, se me dio por averiguar quiénes eran estos tipos.

La búsqueda del Arca era frenética y ver a Indy junto a una chica -luego supe que se llamaba Marion- correr por las calles de Egipto para evitar que sean asesinados por los Nazis, fue maravilloso. La tensión era agradable, como así también cuando Indy se despacha a un tipo de turbante que tenía una gran espada.

Haciendo una gran elipsis, luego me adentré al escape del famoso “Pozo de Almas”, del que Indy y Marion logran salir -con serpientes de por medio-, para luego pasar a la magnífica pelea entre el arqueólogo y un grandote alemán. Fue inolvidable, pero todavía hay más, Indy persigue a caballo al convoy que transporta el Arca.

Si alguien no se emocionó, tensionó y demás, es porque no le gusta el cine. Ver al equipo de stunts realizar esas proezas, para un niño de 8 años, fue estar en el paraíso mismo. Como esa película hizo que siga hasta el día de hoy metido en el cine. Si a Spielberg le impactó “El mayor espectáculo del mundo”, ese mismo efecto hizo conmigo “Cazadores del Arca perdida”. Pasé por todos los estados: la comedia, la emoción, la acción y el terror. Sólo un grande como Steven Spielberg lo logra y gran parte de mi amor por el cine es gracias a él. Hizo que Indiana Jones sea mi personaje favorito del cine de todos los tiempos.

El después

Una vez terminada de ver “Cazadores del Arca perdida”, decidí qué iba a hacer con mi vida. Amar el séptimo arte, seguir explorando como Indy, buscando los mayores tesoros cinematográficos. Aún hoy sigo buscándolos, aún hoy sigo teniendo esa pasión, aún hoy sigo amando a Indiana Jones.

Hasta la próxima nota…

Más historias

El flautista 3 minutos de lectura
Repulsión 3 minutos de lectura
Battle Royale 3 minutos de lectura

Puede que te hayas perdido

El flautista 3 minutos de lectura
Repulsión 3 minutos de lectura
Battle Royale 3 minutos de lectura
Incendies 5 minutos de lectura