Revista de Cine: Revista Sincericidio

Revista de cine, y entretenimiento. – Noticias de cine, entrevistas del mundo del cine y VOD, festivales de Cine, estrenos.

La tormenta perfecta: Una tormenta de entretenimiento

5 minutos de lectura
La tormenta perfecta

Bienvenidxs a una nueva nota de Revista Sincericidio. Se vino la tormenta, dos de nuestros columnista opinan sobre la misma película. A partir de ahora, queda en los lectores su opinión.

La tormenta perfecta (2000) del ya fallecido director alemán Wolfgang Petersen. Esta es una de esas películas en las que uno sabe cómo va a terminar y sin embargo sigue atento el desarrollo de la trama hasta llegar al ya conocido desenlace.

Por César Arturo Humberto Heil

La historia, se centra en el pueblo pesquero de Gloucester y sus habitantes. Seres anónimos, casi marginales, que luchan día a día contra el mar y sus enormes peces para llevar algo de dinero a su casa. Irremediablemente, son esclavos de su propio destino y el mar reclamará algún día sus vidas. Esa inexorable certeza también la conoce el espectador y es por eso por lo que entre ambos comienza a formarse, lo que llamamos empatía. A partir de allí, uno no se despegará de esos personajes y los acompañará hasta el final, como un familiar acompaña a un ser querido en su camino hacia la muerte.

Rostros curtidos por el sol y el frío, manos ajadas por el hielo, cabellos sucios y desgreñados, mujeres sin el glamur de las grandes ciudades, son el paradigma entre un mundo y otro. En donde la necesidad de llegar a casa con la bodega repleta de peces es la función principal de los hombres. Y contentarse con esperarlos, la de las esposas, madres o amantes.

La tormenta perfecta

El realizador Petersen tomó como base un hecho real ocurrido en el poblado de Gloucester, Estados Unidos. Donde un grupo de pescadores, apremiados por una insuficiente pesca, se largan a bordo del barco pesquero Andrea Gail a los grandes bancos ictícolas. Pero sin saber que pronto estarán metidos dentro de la peor tempestad del siglo, bautizada por los meteorólogos, como “La tormenta perfecta”.

El capitán del pesquero Andrea Gail, Billy Tyne (George Clooney) es un obcecado marino, con un orgullo tan grande como los océanos por los que transita y una vez que toma una decisión, difícil se eche atrás. Todos lo seguirán, son hombres de mar, rudos, que no soportan ser humillados por su jefe Bob Brown (Michael Ironside) y están dispuestos a todo. Esta actitud de no querer ser maltratados por los del pueblo y la necesidad de no ceder la suculenta carga, sellará el destino del grupo.

La tormenta perfecta

Petersen reconstruye magistralmente este ambiente, realizando con mano maestra una pintura verosímil y detallista de todo ese Universo. La tecnología funciona de maravillas para las escenas de tormenta, las cuales están recreadas con pasmosa precisión. Son tan reales que a pesar de los años trascurridos aún hoy el espectador se siente un marinero más del Andrea Gail y lucha junto a ellos. Esto es un gran mérito del director, pero el fundamental logro, es el retrato de los personajes.

Conclusión

El filme pretende contarnos, por un lado, la vida de estos pescadores y por otro, todo lo que vivieron durante el infructuoso intento de ganarle a la furia de la naturaleza.

Ayudan mucho las actuaciones de George Clooney y Mark Wahlberg como Bobby Shatford, quienes componen, casi a la perfección, a un capitán, obcecado y mandón. Y el segundo, a un enamorado aprendiz de marino que sueña con volver junto a su amada Cristina (Diane Lane).

En definitiva, La tormenta perfecta es un filme muy recomendable para ver o volver a ver. El director Petersen que dejo en claro con esta película su capacidad para combinar el mejor entretenimiento con el drama más terrible.

Calificación: Muy buena

Disponible: Streaming

La tormenta perfecta: No era tan buena

La tormenta perfecta

Hay películas sobre diferentes profesiones, eso lo sabemos, y lo vemos casi semanalmente con los diferentes estrenos que llegan al cine o a streaming. Y una de estas vocaciones, fue retratada en su momento en una película que, si bien se hizo de cierto nombre, nunca llegó a escalar a la posición de clásico. Estamos hablando de La tormenta perfecta, y hoy vamos a ver como envejeció.

Por Jorge Marchisio

La historia sigue a un grupo de pescadores, que, tras una mala racha, deciden salir de nuevo a pescar. Aunque, esta vez adentrándose aún más mar adentro, en una zona peligrosa, y en la que suele haber tormentas. Pero nadie esperaba que justo en ese momento, iba a haber una tormenta aún más grande, la madre de todas las tormentas.

La tormenta perfecta

Como dije, al menos yo, no recuerdo muchas películas sobre pescadores. Y ya sea por eso mismo, o por el surtido de futuras estrellas que conformaban el elenco de La tormenta perfecta, siempre quedó establecida en la mente de la mayoría como una gran película. Y por desgracia, tras volverla a ver, tengo que decir que al menos en mi opinión, no lo es.

Creo que esto se da, en gran parte, a la duración y lo poco que se nos cuenta en esas poco más de dos horas que dura. Porque si bien el clímax es lo más recordado, vale decir que hasta entonces no vemos demasiados. Siendo solo el inicio, donde se nos muestra la vida personal de cada uno de los pescadores, lo más interesante que ofrece este proyecto.

Esto de no ser concisa con lo que se nos quiere contar, se hace patente en el último acto, cuando los protagonistas ya son conscientes de la tormenta (no es spoiler, el propio título de la película lo dice), y de la nada, se nos introduce una subtrama de unos rescatistas en avión y helicóptero, que hubiera sido buena, si nos la presentaban antes, y no faltando quince minutos para el final.

A esto hay que sumarle que las historias personales, no todas son interesantes, y algunas son el chicle del cliché. Por ejemplo, Mark Whalberg interpreta al típico personaje a punto de casarse, y nosotros ya sabemos cómo va a terminar. Pero bueno, todo esto se compensa cuando llega la dichosa tormenta

En conclusión, La tormenta perfecta es una película correcta, que cumple en sus escenas dramáticas. Pero que creo, que, en el imaginario popular, está mucho mejor valorada de lo que debería. O al menos, esa es mi opinión.

7/10

Más historias

Puede que te hayas perdido

X-Men ’97 2 minutos de lectura
The Idea of You 2 minutos de lectura