Revista de Cine: Revista Sincericidio

Revista de cine, y entretenimiento. – Noticias de cine, entrevistas del mundo del cine y VOD, festivales de Cine, estrenos.

Bebé Reno: Una miniserie Freudiana

4 minutos de lectura
Bebé Reno

Bienvenidxs a una nueva nota de Revista Sincericidio. Toda situación traumática se queda instalada para siempre en nuestra psiquis para en algún momento resurgir a través de algún tipo de trastorno psicológico, generalmente autodestructivo. Bebé Reno tiene una parte de la vida del actor y guionista Richard Gadd. Siendo este un claro ejemplo de lo que determinados hechos pueden ocasionar cuando se es víctima de algún tipo de abuso.

Por César Arturo Humberto Heil

Bebé Reno (2024) miniserie británica de 7 episodios y recientemente estrenada en la plataforma Netflix. Es una suerte de radiografía de lo que le sucedió en un momento de su vida. Y a la vez una manera que el actor encontró para exorcizarse de esos demonios internos que durante años lo torturaron.

La miniserie, narrada en primera persona por el actor quien se interpreta a sí mismo bajo el nombre de ficción de Donny Dunn. Y es una verdadera patada al hígado y una de las más perturbadoras que he visto en los últimos tiempos. Aquí lo perturbador no pasa por escenas sangrientas, sino por el calvario que Donny debe vivir cuando por esas azarosas situaciones de la vida conoce a Martha Scott (Jessica Gunning) en el pub donde trabaja como bartender.

Al verla en una situación de vulnerabilidad decide servirle un té por cortesía de la casa. Ese pequeño gesto de amabilidad por parte de Donny será el punto de partida para el inicio de una tortuosa relación en donde se verá acosado por Martha. Este asedio constante desatará en él una catarata de emociones encontradas y contradictorias las cuales dejarán expuesta la vulnerabilidad psicológica que acarrea.

Bebé Reno

Las heridas del abuso

Durante los siete episodios vamos conociendo la vida de Donny, un aspirante a comediante de stand up sin suerte y con poco talento. Este no se puede despegar de su mediocridad y que ve como su rutina se va transformando por las intromisiones patológicas de Martha. La mujer no deja de acosarlo mandándole decenas de mensajes diarios y apareciendo en los distintos lugares por los que se mueve. Esto genera situaciones de suma violencia psicológica e incluso física.

Pero Donny no reacciona como lo haría cualquier persona, parece disfrutar inconscientemente de que Martha lo acose y cuando estas acciones disminuyen Donny se siente perdido por no saber nada de ella.

Esta extraña reacción de Donny ante el abuso de Martha tiene su respuesta más adelante cuando unos años antes de conocerla tiene un encuentro con Darrien (Tom Goodman-Hill) un productor televisivo que le pide que trabaje para él como guionista.

Bebé Reno

Es a partir de ahí cuando Bebé Reno, apodo que Martha le pone el primer día cuando se conocen, se empieza a oscurecer. Además uno va siendo testigo del daño psicológico con el que carga Donny.

Lo mejor de Bebé Reno es no saber demasiado y dejar que la excelente narrativa vaya creciendo lentamente hasta que lo perturbador se haga presente y explote en una de las mejores escenas de la miniserie. Luego de haber sido cortado en la cara por Martha con un vaso Donny realiza un nuevo espectáculo y ante otro rotundo fracaso no aguanta la angustia y hace catarsis exponiendo ante el público todo lo que le pasa. Magistral desde donde se la mire.

Las actuaciones de Richard Gadd y Jessica Gunning son un lujo. Verlos interactuar es un acto inmersivo. No hay forma de no empatizar con ellos, ya sea para bien o para mal. Por momentos odiamos a Martha y sufrimos con Donny y por otros cambiamos el sentido como la psiquis de esos personajes alienados que van y vienen en sus emociones desencajadas.

Bebé Reno

La dirección repartida entre Weronika Tofilska (4 episodios) y Josephine Bornebusch (3 episodios) es impecable. Y se ajusta perfectamente a la traumada cabeza de los personajes y a una narrativa que va y viene entre pasado y presente y una voz en off del protagonista.

Conclusión

Bebé Reno es una historia para diván de psicólogo. Estoy convencido que, si el fundador del psicoanálisis Sigmund Freud hubiera visto esta miniserie, seguramente habría escrito un tratado aplicando sus teorías sobre la castración, la pulsión sexual y la represión.

Bebé Reno, es junto a Ripley, de lo mejor que la plataforma ha estrenado este año. Demostrando que cuando se anima puede salirse de la chatura argumental a la que nos tiene acostumbrados y presentar productos de calidad.

Calificación: Excelente

Disponible: Plataforma

Más historias

Puede que te hayas perdido

X-Men ’97 2 minutos de lectura
The Idea of You 2 minutos de lectura