Revista de Cine: Revista Sincericidio

Revista de cine, y entretenimiento. – Noticias de cine, entrevistas del mundo del cine y VOD, festivales de Cine, estrenos.

Talk to Me: Ten cuidado a quién le das la mano

4 minutos de lectura

Bienvenidxs a una nueva nota de Revista Sincericidio. Talk to Me (Háblame), es película australiana de terror sobrenatural de 2022 dirigida por Danny y Michael Philippou, siendo su debut como directores. Escrita por Danny Philippou y Bill Hinzman a partir de un concepto de Daley Pearson. La fotografía estuvo a cargo de Aaron McLisky, la música de Cornel Wilczek y la edición de Geoff Cordero. Filmada en Adelaida, Australia Meridional, Australia; desde febrero a junio del 2021. Distribuida por A24.

Por Daniel López Pacha

Protagonizada por Sophie Wilde (Mia), Alexandra Jensen (Jade), Joe Bird (Riley), Miranda Otto (Sue), Otis Dhanji (Daniel), Zoe Terakes (Hayley), Chris Alosio (Joss), Alexandria Steffensen (Ñandú), Marcus Johnson (Max), Ari McCarthy (Cole) y Sunny Johnson (Duckett).

Sinopsis

La joven solitaria, Mia, se sumerge en la cautivadora experiencia de invocar espíritus mediante una mano embalsamada. Esto le brinda la oportunidad de acceder a sus cuerpos sujetos durante un lapso de 90 segundos, buscando potenciar la experiencia. Sin embargo, su mundo da un giro dramático cuando se topa con un alma que afirma ser su difunta madre. Este encuentro desencadena una vorágine de fuerzas sobrenaturales, y Mia se encuentra en una encrucijada, luchando por discernir en quiénes puede depositar su confianza: ¿en los vivos o en los difuntos? Enfrentada a esta disyuntiva, su historia se convierte en un fascinante torbellino de decisiones y misterios por resolver.

Es un ingenioso aparato para una narración de terror contemporánea y una franquicia en ciernes. Tiene el potencial de desembocar en una serie de entregas que profundicen en la perturbadora trama. Sin embargo, el juego comienza modestamente en este punto, con un enfoque genuino que se adentra en lo visceral. En esta primera entrega, la trama se centra en presenciar cómo alguien es poseído por ideas horripilantes de sufrimiento, y en las consecuencias desgarradoras que sus decisiones ocasionan a sus seres queridos.

Existen pautas que rigen la forma segura de llevar a cabo este baile con lo desconocido, y en un montaje dinámico que entrelaza la celebración con un juego de posesiones, se nos presenta una poderosa visión de cuán sumamente emocionante puede resultar para Mia y sus amigos. Sin embargo, el rumbo toma un giro inesperado y perturbador en un momento ingenioso pero inquietante, cuando uno de los espíritus que entra en el joven Riley resulta ser la difunta madre de Mia, quien falleció trágicamente hace dos años. O al menos eso afirma ser el espíritu. Con un Mia atemorizada, esta comunicación con los fallecidos se prolonga excesivamente, llevando a Riley al borde del coma con numerosas heridas autoinfligidas en la cabeza, en un intento del espíritu por aniquilar su alma y tomar el control absoluto de su cuerpo.

La segunda mitad adolece de ser otra película de terror contemporánea que se centra en el trauma derivado de la pérdida. Sin embargo, esta parte se eleva gracias a las múltiples capas de una destacada interpretación a cargo de Sophie Wilde. Ella personifica una necesidad febril y juvenil de equilibrar tanto las heridas del pasado como un futuro en peligro inminente. A medida que intenta desentrañar los secretos de la magia prohibida, se encuentra cada vez más distante de la realidad circundante.

Los Philippous raramente nos muestran los TikToks que registran estas posesiones, no obstante, no hace falta presenciarlos. Estas extrañas situaciones se desarrollan de manera tan auténtica como en la vida real, con los escritores Danny Philippou y Bill Hinzman permitiendo que los adolescentes actúen como verdaderos adolescentes. A medida que todo empieza a desmoronarse y las almas están en juego, los personajes se aferran obstinadamente a sus posiciones, su desesperación agrava la situación y la torna aún más amenazante.

A lo largo de la película, se presenta una interesante mezcla de diversión y horror que seguramente atraerá a los aficionados de las escenas impactantes, especialmente aquellas que involucran heridas en la cabeza meticulosamente creadas. El diseño de sonido es notable, ya que logra generar escalofríos sin recurrir a los típicos sustos repentinos, lo que demuestra un enfoque más sofisticado.

Sin embargo, las escenas de posesión añaden un elemento divertido que va ganando fuerza a medida que avanza la trama. El elenco joven merece reconocimiento por su impactante actuación, manteniendo a la audiencia al borde de sus asientos mientras representan con maestría los momentos de retorcimiento y tensión. Aunque el estilo de maquillaje utilizado para las escenas de posesión puede parecer familiar para aquellos familiarizados con el género, aún logra aportar su propio atractivo a la película.

Conclusión

Ya sea que enfrentemos futuras etapas con esta mano del destino o no, la película perdura como un debut sorprendente y seguro de los directores. Su inclinación por la lucha hiperactiva en YouTube y los videos de humor se hace más patente en la carnicería emocional que se despliega en esta obra cinematográfica. Con una despedida tan lúdica en medio de una trama de posesiones, los Philippous han logrado con éxito el salto al mundo de los largometrajes. Sin embargo, para alcanzar mayores niveles de ingenio en el género, se requerirá un enfoque aún más creativo.

Más historias

El flautista 3 minutos de lectura
Repulsión 3 minutos de lectura
Battle Royale 3 minutos de lectura

Puede que te hayas perdido

El flautista 3 minutos de lectura
Repulsión 3 minutos de lectura
Battle Royale 3 minutos de lectura
Incendies 5 minutos de lectura