Revista de Cine: Revista Sincericidio

Revista de cine, y entretenimiento. – Noticias de cine, entrevistas del mundo del cine y VOD, festivales de Cine, estrenos.

Last Stop Larrimah: ¿Quién mató a Paddy Moriarty?

4 minutos de lectura

Bienvenidxs a una nueva nota de Revista Sincericidio. Esa es la gran pregunta que se plantea Last Stop Larrimah. An outback tale (2023), de los reconocidos Mark y Jay Duplass. Los hermanos producen este magnífico documental de dos capítulos, el cual no va a dejar indiferente al espectador que le eche una mirada.

Por César Arturo Humberto Heil

Partiendo de la desaparición de Paddy Moriarty, un residente del pueblo de Larrimah, Australia, del que se presume fue asesinado y su inseparable perra, los hermanos Duplass recrean junto al director Thomas Tancred una fantástica pintura de la condición humana, la decadencia física, las relaciones sociales, la convivencia y la vejez de los diez habitantes que aún residen en el pueblo.

En medio de un ambiente inhóspito y hostil, casi distópico como los pueblos perdidos de Mad Max, en donde la telefonía celular no tiene cobertura, no hay destacamento policial ni supermercados, rodeados de animales salvajes y con solo un bar en el que un enorme cocodrilo de agua salada es la única atracción a donde ir a emborracharse, los actuales diez habitantes exponen sus miserias frente a cámara para tratar de dilucidar qué pasó con Paddy y quién es su posible asesino.

El documental profundiza en las desgarradoras historias de los residentes. Utiliza un montaje que alterna el pasado ​​y presente para intentar desenmarañar un intrincado misterio alrededor de lo que le sucedió a Patrick Moriarty, un particular irlandés visto por última vez el 16 de diciembre de 2017.

A medida que avanza nos vamos sumergiendo no solo en los hechos policiales, sino también en una serie de teorías diversas sobre lo que pudo sucederle al desaparecido Paddy y en las diferentes personalidades y problemas de los escasos residentes de ese desolado pueblo del interior de Australia, quienes no se muestran como lo aparentan en la superficie.

Con imágenes de archivo de noticias anteriores a la fecha de su desaparición, accedemos de primera mano a un pintoresco retrato de Paddy y al resto de los demás habitantes. Lo interesante del documental es la ambigüedad en la que se maneja dependiendo de a quién se entreviste. Así vemos como el viejo Paddy para algunos era un amigo leal, un borracho, un estafador o un psicópata que arrastraba canguros muertos y los arrojaba en las viviendas. A esta altura la nueva pregunta que surge es ¿Merecía Paddy lo que se presume le sucedió?

Pinta tu aldea y pintarás el mundo

Antes de revelar los detalles del posible crimen, Tancred ofrece un fantástico recorrido por las entrañas de lo que queda de Larrimah y su gente, los cuales se muestran como miserables, consumidos por la aridez que los rodea. La mayoría se están muriendo de cáncer, como Barry, el dueño del único bar del pueblo o como Fran, la dueña de un negocio de los tradicionales pasteles de carne australianos y principal sospechosa en la desaparición de Paddy.

La pintura que Tancred deja al descubierto a través de las distintas entrevistas, en donde la mayoría de los personajes se muestran sin reparos a la hora de hablar sobre el pueblo y especialmente sobre Paddy, es un fiel reflejo de las consecuencias a las que la modernización y la globalización despiadada nos conduce inexorablemente y cómo este avance indiscriminado puede condenar a un pueblo del interior profundo, que en décadas anteriores se mostraba floreciente, a un verdadero olvido.

La tensión que se va gestando a lo largo de los dos capítulos, los cuales a su vez están divididos en cinco subcapítulos, es increíble. La sentimos especialmente en los distintos personajes, los cuales no son apacibles corderos, sino todo lo contrario. Son verdaderos perros Dingos en guerra dispuestos a salvar el poco pellejo que les queda.

Conclusión

Con su particular narrativa, en donde se alternan las voces de los periodistas que siguieron el caso con las de los policías que investigaron, Last Stop Larrimah. An outback tale nos invita a participar, además de la reconstrucción del posible crimen de Paddy, de la intimidad de una comunidad rústica, limitada, abandonada a su suerte, sin futuro ni esperanzas.   

El documental es más que una simple exploración del misterio alrededor de la desaparición de Paddy Moriarty, ya que combina esa delgada línea entre el lado espantoso del crimen y la potencia humanizadora de sus personajes.

En definitiva, Last Stop Larrimah. An outback tale es un retrato complejo y cautivador de un pequeño pueblo anclado en el tiempo. Allí la vida no es otra cosa que esperar el día en que la muerte llegue y los rescate, y en donde la desaparición de Paddy y su perra es el catalizador que nos muestra esa oscura parte de nuestra condición humana.

Calificación: Excelente

Más historias

The Watchers 3 minutos de lectura
El último hereje 2 minutos de lectura
La Mesías 5 minutos de lectura

Puede que te hayas perdido

The Watchers 3 minutos de lectura
El último hereje 2 minutos de lectura
La Mesías 5 minutos de lectura